Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

La visita de Itaie

Nieves Fernández
Nieves Fernández
domingo, 21 de enero de 2007, 12:57 h (CET)
Gullen es Gula y aunque es una ciudad imaginaria con muchas posibilidades de ser germano-suiza, bien podría ser también española; III es Elías, el tendero que cometió un gran error en su juventud y lo pagará en la madurez con su propia vida; Clara Zachannassian es Clara Zatanachan, aunque bien podría ser una de esas viejas contertulias televisivas llena, hasta las cejas incluidas, de prótesis y silicona; y así podríamos seguir para llegar a decir que “La Visita de la Vieja Dama” de Fiedrich Dürrennmatt es ya “La visita” del joven director Senén Almodóvar, quien esta vez se oculta bajo seudónimo, Dios nos libre de desvelar su verdadera personalidad, aunque no nos podemos oponer a señalar que es un hombre curtido sobradamente en los espacios teatrales.

Pero también “La Visita” es “La visita de Itaie”, del grupo de teatro, como ellos se denominan AFICIONADOS, así con mayúsculas, del Grupo Itaie de Torralba de Calatrava. Un lujo poder ver representada esta obra en el décimo aniversario de la creación de la Compañía. “La Visita” nos visita de lleno con un teatro a rebosar de público con esta obra que ya fuera llevada al cine teniendo como protagonistas a Anthoni Quinn e Ingrid Bergman; y además lo hace estando plenamente vigente en una sociedad como la nuestra, como la europea de la época, que a menudo se vende por dinero, donde el interés económico es el objetivo primordial de cualquier proyecto, aunque se haga enarbolando la bandera de la solidaridad, o de la justicia como es este caso o de un enmascarado bien común.

La tragicomedia en tres actos, tal vez la más famosa del primero dibujante y luego escritor suizo, es una obra perversa, como nos dirá el autor, que no hay que verla con perversidad, sino con la distancia escénica de no prejuzgar a los seres humanos que la protagonizan, ellos ya se juzgan a sí mismos aunque justifiquen hipócritamente sus crímenes; es una obra irónica sobre la condición humana, sobre nuestro poder de reacción ante un problema colectivo, el de todo un pueblo con la carga de una culpa individual del pasado. Esa culpa, o mejor dicho esa antigua deuda con uno de sus convecinos viene a saldarla Clara en su vuelta al pueblo, con el ánimo de imponer su justicia sobre un hecho denigrante del pasado que la llevó a ejercer la prostitución en Hamburgo, lejos de Gula. De tal forma que con el paso del tiempo la memoria se hace aliada del dinero y la buena posición económica de la dama. El dinero por lo tanto tapa a la justicia, y esta falsa justicia se solidariza con Clara por medio de un pueblo que ve en este movimiento de 40 años de venganza su gran oportunidad de prosperidad, así todos se convierten en aliados de la vieja dama a costa de la traición de un pueblo para su convecino, su vida es el precio .

Clara es la mujer más rica del mundo, al ser la esposa que enviudara de un ricachón armenio, el autor tuvo la suerte de estrenar esta obra justo al año de que la escribiera, ocho años más tarde se rodó la película, y siempre ha sido considerada una de las obras clásicas del teatro contemporáneo.

Tras recalar en multitud de teatros y de compañías llega a Itaie, grupo de teatro de nombre peculiar que nos recuerda al vendedor de churros, anunciando su oficio, el tallero o vendedor de tallos, ese vulgarismo local de muchas localidades sinónimo de la palabra churrero que a fuerza de ser repetido por las calles de invierno se deformó en iiii-taié (El tallero). Pero para nada es un churro su producto, sus 10 actores más los técnicos del rico vestuario, y de escenografía, sonido e iluminación pueden estar orgullosos de haber levantado a su propio pueblo en pie para recibir aplausos, con lo difícil que es ser profeta en su tierra, en cualquier tierra, ya sea en Gula o en Torralba.

Noticias relacionadas

El “aparato” enmohecido del PP ve división donde hay catarsis

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXVII)

La separación de las dos secciones hace de los miembros del Opus Dei unos misóginos y unas misandrias

Sánchez intenta rebajar la crispación haciéndole el juego al soberanismo

“Cuando hay tormenta los pajaritos se esconden pero las águilas vuelan más alto” Mahatma Gandhi.

Mario Abdo Benítez renueva amistad con Bolivia

Ignorando a las fuertes presiones contrarias a la integración, el presidente electo de Paraguay reafirmó su vocación por el entendimiento con la vecina Bolivia, liderada por Evo Morales

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXVI)

San Josemaría decía que en la familia del Opus Dei, al no haber madre, él era a la vez padre y madre. Mal empezamos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris