Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   La Cesión   -   Sección:  

Renacer blanquivioleta

Antonio Álvarez Rodrigo
Antonio Álvarez
sábado, 20 de enero de 2007, 12:08 h (CET)
La verdad es que la Copa del Rey que nos organiza la Federación Española de Fútbol no encandila a nadie. Es un torneo soso, sin emoción, con partidos que sobran, y que más bien se juegan por obligación que por gusto. Es una competición que sólo la saborea el campeón, pues además de permitirle jugar la Copa de la UEFA, le añade un título más a unas vitrinas que, en ciertos equipos, sólo coleccionan torneos de verano.

Desde muchos sectores –aficionados, prensa, entrenadores- se ha pedido un cambio hacia un sistema más emocionante. Se fija como modelo el inglés –que para eso inventaron el fútbol- de jugar a un partido todas las rondas, y en caso de igualada, disputar la eliminatoria en, digamos, el partido de vuelta –aunque en este punto yo no estoy de acuerdo, pues considero más emocionante litigar los empates en la prórroga o, en su defecto, los penaltis-.

Para lo que sirve esta Copa del Rey que tenemos en nuestro país, es para descubrir año tras año a diversos equipos, bien míticos que están en decadencia, bien históricos que renacen, que, al no estar en Primera, no gozan de la atención mediática merecida. Este año los mejores “coperos” han sido el Rayo Vallecano y el Real Valladolid. Los madrileños han caído con dignidad en el campo del líder de la Primera División. Además, si nos fijamos, en Segunda División B, de la mano de Pepe Mel, van por buen camino, ostentando el liderato del Grupo I.

El caso de los pucelanos también es curioso. Tras tres años de peregrinaje por lo que algunos denominaron en su momento “El Infierno”, los castellano-leoneses le han cogido el tranquillo a la Segunda División. Y también a la Copa ¡Por fin llegan alegrías a Valladolid! –el monopolio de la ilusión de la ciudad lo tiene el Balonmano Valladolid-. La recia autoridad que ha impuesto el equipo que entrena José Luis Mendilíbar en la división de plata está sorprendiendo a propios y extraños.

Sorprendente es porque Mendilíbar, del que en Bilbao tienen malos recuerdos, ha proporcionado personalidad a este equipo que desde que perdiera por lesión a Makukula en Málaga, allá en la temporada 2003-04, había deambulado por los campos de España con más pena que gloria. Después de la victoria de ayer en Vila-Real, suma ya 19 partidos sin perder –desde que cayera ante el Salamanca el 1 de Octubre- , algo que no es moco de pavo. Ahora afronta un futuro repleto de ilusión con el ascenso factible y unos cuartos de final de la Copa del Rey apasionantes.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris