Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

La sesión de invierno de la PACE promete ser nada fácil para Rusia

Mijaíl Marguelov
Redacción
jueves, 18 de enero de 2007, 21:33 h (CET)
A finales de este mes de enero, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa va a celebrar su sesión de invierno.

A veces a los rusos que juzgan sobre la labor de esta organización fundamentalmente por los comentarios de prensa, les da la impresión de que todos en Estrasburgo no tienen otra preocupación que someter a críticas a Rusia. Pero en realidad no es así, desde luego. Durante sesiones de la PACE, cualquier país puede ser objeto de acerbas críticas, lo único que se precisa es el motivo. Sea como sea, pero durante la próxima sesión de invierno no faltarán motivos para lanzar invectivas contra la delegación rusa. A veces, nosotros mismos somos culpables de tal vulnerabilidad, pero a menudo las acusaciones a Rusia son absolutamente descabelladas.

Este mes pueden aprovecharse varios motivos para las diatribas contra la delegación rusa. Como punto de referencia, con alto grado de probabilidad, servirá el informe de la PACE sobre las relaciones ruso-georgianas, en que se hará resaltar la deportación de los inmigrantes georgianos ilegales desde el territorio de Rusia. Recordemos que la tarea fundamental del Consejo de Europa es velar por la observancia de los derechos humanos. Y, como era de esperar, los relatores incluyeron en el informe varios casos “sospechosos” concernientes a la observancia de los derechos humanos. Por ejemplo, al informe se adjuntan copias de órdenes impartidas por altos cargos policiales de Rusia. Una de ellas reza que la policía tiene acordado con la autoridad judicial que para todos los georgianos detenidos el fallo ha de ser la deportación. En otra, la policía les prescribe a los directores de escuela informar sobre los colegiales de nacionalidad georgiana. Esos anexos es un tema a analizar.

Igualmente requieren un análisis minucioso muchas otras pretensiones que se nos presentan. Por ejemplo, los diputados por los países bálticos con una perseverancia digna de una mejor aplicación exigen indemnizaciones por no se sabe qué “ocupación”. De todas formas, los críticos de Rusia en la PACE tienen en su haber dos argumentos incuestionables. Hemos de ratificar dos protocolos a la Convención Europea sobre la defensa de los derechos y libertades del hombre. Dichos documentos calzan la firma de Rusia, pero sin la ratificación por la Asamblea Federal de Rusia son un papel mojado. Rusia es el único país entre los miembros del Consejo de Europa que no ha ratificado el protocolo 6 (sobre la abolición de la pena de muerte) y el protocolo 14 (sobre la reforma del Tribunal Europeo). Ya es hora de que en Rusia dejemos de discutir sobre la pena capital y la deroguemos legislativamente. El instinto primitivo “ojo por ojo” está muy arraigado en la conciencia humana, y el resultado de cualquier referéndum sobre este tema es predecible: la mayoría votará por mantener la pena de muerte. Para abolir la pena de muerte, las autoridades de Rusia deben seguir el ejemplo de muchos otros países y dar muestras de voluntad política. Es imprescindible hacerlo, igual como ratificar el protocolo 14.

Según este protocolo, repitámoslo, el Tribunal Europeo para los derechos humanos ha de ser reformado. Al ingresar en el Consejo de Europa, Rusia se comprometió a participar en los proyectos prioritarios de esta organización. La reforma del Tribunal Europeo es precisamente uno de tales proyectos. En su estado actual, el Tribunal no es capaz de cumplir todo el volumen de trabajo, porque un número cada vez mayor de europeos recurren a esta instancia judicial. Es preciso simplificar los trámites de admisión de querellas, crear un nuevo instituto de relatores, reforzar el control sobre la labor del Tribunal. Ello no obstante, la Duma de Estado (cámara baja del parlamento ruso) trata el protocolo 14 como un documento absolutamente desconocido. Aunque en la tercera cumbre del Consejo de Europa celebrado en Varsovia hace poco más de un año, el emisario ruso estampó su firma al pie del compromiso de ratificar este protocolo y Rusia incluso figura entre los promotores del protocolo 14, habiendo juristas rusos que han trabajado con esmero en ese documento, elaborando fórmulas aceptables. Las largas que la Duma de Estado da a su ratificación hacen más vulnerables las posiciones de Rusia en la PACE, porque precisamente este año, el Consejo de Europa planea prestar especial atención al cumplimiento de los compromisos asumidos por los Estados miembros. La PACE no desaprovechará la ocasión para recordarnos los protocolos 6 y 14. Ahora con nuestras propias manos nos hemos generado un enemigo en la persona del Tribunal Europeo que promueve sus propias variantes de la reforma.

Pero aun dejando a un lado estos temas, la sesión de invierno no será nada fácil. La delegación rusa tendrá que discutir las perspectivas de las relaciones entre el Consejo de Europa y Kazajstán, participar en los debates sobre la membresía de Bielorrusia y la admisión de Montenegro en el Consejo de Europa. Son cuestiones que atañen directamente a Rusia. Este año, el Consejo de Europa y su Asamblea Parlamentaria dedicarán primordial atención al diálogo entre civilizaciones. Hoy se sostienen debates sobre “la guerra de las civilizaciones”. Unos afirman que esta contienda ya está en marcha, otros no comparten esta tesis, afirmando que el extremismo y el terrorismo no tienen nacionalidad ni religión. Ello no obstante, la mayoría de los expertos se inclinan a pensar que la conflictividad en el mundo es generada precisamente por motivos socioculturales. A la luz de ello, el Consejo de Europa planea editar un Libro Blanco sobre el diálogo intercultural. En desarrollo de este tema voy a presentar un informe sobre el antisemitismo en Europa.

Hoy, Europa es escenario de enfrentamientos por razones étnicas y religiosas. Refiriéndome a Europa, sobreentiendo que también Rusia se enfrenta con el mismo problema. Desde luego, los problemas de diálogo y armonía entre las civilizaciones revisten carácter global, lo cual no descarta su solución a nivel regional.

Entre los temas a discutir en la PACE figura asimismo el desarrollo de la concepción del espacio jurídico único en Europa. Tal espacio supone dar prioridad a las convenciones europeas y, consiguientemente, a los correspondientes protocolos a éstas. En caso de que se cometan infracciones de la Convención Europea de los Derechos Humanos, está previsto adoptar las correspondientes medidas inmediatas.

También se dedicará atención a los problemas de la interacción del Consejo de Europa con otros organismos internacionales: la Unión Europea, la OSCE, Naciones Unidas. Proseguirá el trabajo encaminado a armonizar la labor desarrollada por las estructuras del Consejo de Europa y de la Unión Europea: del Tribunal Europeo, del instituto del Comisario de Derechos Humanos en el Consejo de Europa, de la Agencia de los derechos fundamentales de la Unión Europea.

____________________

Mijaíl Marguelov, presidente del comité para asuntos internacionales en el Consejo de la Federación (cámara alta del parlamento ruso), líder del grupo “Demócratas europeos” en la PACE, para RIA Novosti.

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris