Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Hemos

Pascual Mogica
Pascual Mogica
miércoles, 17 de enero de 2007, 10:43 h (CET)
Dijo Rajoy, algo tenía que decir después de su injustificada ausencia en la manifestación celebrada en Madrid el pasado día 13 por la paz, la libertad y contra el terrorismo, tampoco estuvo, al igual que Batasuna, en la de Bilbao, que “lo cómodo y lo fácil es callarse, apuntarse un eslogan de todos por la paz, como si aquí alguien estuviera en guerra”. Añadió que en España “no hay un problema de paz porque no hay guerra entre dos grupos, entre dos bandos, entre dos países o entre dos estados”. Hace unos días en uno de mis comentarios llamaba la atención sobre el escaso vocabulario de Mariano Rajoy, y que por eso se repite tanto. A esta observación añado su escaso conocimiento del amplio y variopinto sentido de una misma palabra. Ignora Rajoy, que una palabra tiene muchos acepciones. El término paz puede emplearse en multitud de situaciones conflictivas de distinta naturaleza. No solamente para señalar el final de una guerra. Aunque la palabra guerra también se puede aplicar en circunstancias que nada tienen que ver con una guerra convencional. Le recomiendo a Mariano Rajoy, que de vez en cuando dedique algo de su tiempo a reciclar y ampliar sus conocimientos de lenguaje.

También dijo Rajoy, que “el mayor error es empecinarse en el error”. Bonita frase, si señor. Tiene razón, pero es él quien tiene que asumir el sentido de la frase, máxime cuando en sus declaraciones ha manifestado que “el terrorista siempre lleva las de ganar, si negocia y no consigue sus objetivos, puede volver a matar, es el gran error que hemos cometido en España”. Al decir “hemos” sin querer ha admitido que si Zapatero, según el PP, se ha equivocado, ellos, el PP, también se equivocaron en la tregua que les tocó en suerte. Pero, a la vista está, ni lo admiten ni mucho menos lo asumen.

Dijo Rajoy, que “la credibilidad de la tregua de ETA es ninguna, porque han puesto una bomba, y la credibilidad de cualquier futura tregua de ETA es ninguna”. Me sorprende que para Rajoy ya no tenga ETA credibilidad alguna cuando estos últimos nueve meses, los que duró la tregua, creyó más en lo que decía ETA que en lo que manifestaba el Gobierno de Zapatero. En ocasiones Rajoy, deja su actitud radical e intransigente, para convertirse en un personaje muy voluble.

Pero la guinda final la ha puesto, como no, la ínclita Esperanza Aguirre, cuando ha dicho que “el PP tiende la mano a todas las fuerzas políticas y a todos los españoles”. Igual le ocurría a aquel torpe recluta: que los que llevaban el paso cambiado eran todos sus compañeros, no él. En fin.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris