Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

El éxito de la educación socialista

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
martes, 16 de enero de 2007, 10:13 h (CET)
Que las leyes socialistas de educación (LODE y LOGSE) fueron un estrepitoso fracaso y que dispararon hasta lo impensable las tasas de fracaso escolar y de analfabetismo funcional no es nada nuevo. Fracaso, por otra parte, intencionado y buscado por una clase política estatista y terriblemente influenciada por el pensamiento marxista que buscaba, consciente o inconscientemente, adormecer a la juventud – “secuestrar el alma de los niños” proclamaban sin recato desde las filas socialistas en los ochenta- al tiempo que se adoctrinaba a los niños en el pensamiento único y se evitaba formar a personas con capacidad para el pensamiento crítico, castigando el esfuerzo, el mérito, la calidad, la excelencia y la individualidad. Y todo ello con el totalitario objetivo de elevar a categoría de verdad irrefutable e indiscutible cualquier cosa que interese al gobernante socialista de turno. Para ello nada como renunciar a la transmisión de conocimientos y dedicarse al vulgar adoctrinamiento. De ahí que nuestros jóvenes tengan por verdad irrefutable, por ejemplo, la maldad de la energía nuclear al tiempo que creen Unamuno es el último fichaje de la temporada de invierno del Atlético de Bilbao.

Que los jóvenes españoles acaban sus estudios y acceden a las universidades sin apenas saber leer y escribir (No les pregunten qué es una tilde. Se arriesgan a ser calificados de fascistas) y con graves dificultades para comprender sencillos textos de primero de carrera es sabido por todos. Eso sí, en España, todos licenciados. Los socialistas, elitistas hasta la náusea, se dedicaron a destrozar la formación profesional -esto el PP con la LOCE trataba de arreglarlo tímidamente-, convenciendo a los padres que el que no tiene un título universitario es un fracasado. El resultado: Cuba. Porque en España una licenciatura no vale para absolutamente nada. Ser licenciado o, incluso, profesor universitario, ya no es sinónimo de conocimiento o cultura.

Que la violencia en las aulas es algo casi habitual… a nadie sorprende a estas alturas. Deleznables agresiones diarias son las que sufren unos deprimidos profesores desposeídos, desde hace años, de autoridad. Padres que se enfadan, insultan o agreden al profesorado cuando se les dice que “su niño” es un perfecto macarra, amén de un zote, ya no llaman la atención. Es lo habitual.Y es que son los padres, cautivados en muchos casos por los cantos de sirena que lanzaban los pedagogos en los ochenta, los primeros que han perdido el respeto hacia los profesores. Parece que eso de “dejad que se realicen” no ha funcionado tan bien como algunos predicaban en los 80…

Los profesores fueron, en muchos casos, y, pese a su evidente fracaso siguen siendo, cómplices o portavoces de ese sistema ideado por la totalitaria y fracasada secta de los pedagogos, tan amante de las teorías de la fracasada escuela comprensiva.

Es lo que tiene la ideología: hay que adaptar la realidad al dogma. La realidad no importa. Es más, hay que negarla. La LOGSE funciona. Ha sido un gran logro. Todos van al cole (que salgan del bachillerato siendo unos burros lo tapamos como podemos). Nos inventamos la promoción automática para no reconocer que cada año son más los chavales que no alcanzan los niveles mínimos exigibles. Y, además, es que hay que acabar con esa cosa tan fascista del repetir curso. Fuera deberes. Fuera esfuerzo. El cole es un gran parque de atracciones. El cole es divertido. Al cole vamos a jugar. Padres, tranquilos: en el cole los niños juegan y se lo pasan bomba. Y están entretenidos ocho horas diarias. Y, por supuesto, todo esto nada tiene que ver con la pérdida de autoridad o con el incremento de la violencia en las aulas. Pero nada. Y el que diga lo contrario es un facha.

Ahí tienen, sin ir más lejos, al impresentable Alvaro Marchesi, gran gurú y responsable de lo que hoy en día sucede en las aulas, pontificando ex cátedra en seminarios, revistas, periódicos, radios o televisiones. Y atreviéndose a insinuar que la LOGSE, su criatura criminal, no ha fracasado. Ciertamente el embrutecimiento buscado ha triunfado. Pero a costa de la destrucción intelectual y moral de varias generaciones. Enhorabuena, Alvarito.

Son los Marchesi de España esos que tanto gustan de organizar “talleres” (juegos sin más fin que el que el alumno no se aburra. Y estudiar, se pongan nuestros progres cómo se pongan, es aburrido. ¿Se han fijado la cantidad de estupideces que se han inventado los pedagogos para que los chavales no se aprendan las tablas de multiplicar?) y que son tan enemigos del esfuerzo, el mérito o la memorización. Porque eso de tenerte que aprender el nombre de los ríos de España no vale para nada. Así lo dicen y se quedan tan anchos.

Por otro lado, tan enamorados están nuestros socialistas del igualitarismo que han acabado con la igualdad y sólo los hijos de los ricos pueden acceder en este país a una educación de calidad.

Que la LOE recién aprobada por el desgobierno de ZP va a agravar aún más estos "problemillas" (se sustraen horas al estudio de Geografía, Historia o Tecnologías y se incrementan las horas de música, expresión artística y, por supuesto, la nueva asignatura de adoctrinamiento totalitario llamada educación para la ciudadanía -nacional-socialista-) ha sido denunciado por numerosas asociaciones y por el único partido de la oposición.

Pero a nuestros socialistas les importa un bledo. Aprovechando las mentiras que durante décadas han inyectado en la sociedad española y utilizando la incapacidad de reacción y la pasividad de unos padres desarmados moralmente frente a unos pedagogos y expertos que todo dicen saberlo, se han propuesto embrutecer aún más a nuestros hijos. Necesitan más tamagotchis para el futuro. Hay que llenar las manifas.

Pero lo que seguramente no se esperaban es que se fuera a hacer público –y que fuera recogido por los habitualmente aborregados medios de comunicación- un dato que deja en pañales a todos los defensores del sistema socialista de educación. La revista “Magisterio”, basándose en datos del propio Ministerio de Educación, ha demostrado que es la primera vez en cien años que las nuevas generaciones están peor preparadas que las que le preceden. Sí, los jóvenes de 20 años tienen mucha peor preparación que los jóvenes de 25. A ver qué se inventan ahora los Marchesi de turno para ocultar este dato.

Noticias relacionadas

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?

España se romperá... o no

El pueblo se ha despertado. Los españoles no están dominados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris