Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Cristo socialista

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
domingo, 14 de enero de 2007, 21:18 h (CET)
La proclama de Hugo Chávez , en claro alarde demagógico, gritando con el brazo extendido y el puño cerrado que Cristo era “el más grande socialista”, me ha retrotraído a otros tiempos, cuando la izquierda más progre y radical de este país, difundió el slogan de que Cristo era “el primer comunista”.

Desconozco a qué viene este cambio de apreciación. Si será para “mejorar” la imagen de Cristo de cara a un pueblo, como el venezolano, de raíces cristiano hispanas, o para lograr una incondicional adhesión de votos al líder populista, para mantenerse tieso en el poder con la táctica del vale todo.

¿Qué tendrá la figura universal de Cristo para que a lo largo de la Historia, tantas personas , tantas ideologías, tantas iglesias, tantas filosofías, hayan tratado de acaparar su nombre?. Cristo, tal como aparece en los evangelios, no es patrimonio de nadie en concreto y lo es a la vez de todos. No es ni de derechas ni de izquierdas; ni flagelador de ricos, ni valedor exclusivo de pobres; ni de los que le reconocen como Dios por la fe, ni de los ni de los que le niegan y le vuelven la espalda.

Cristo, en cuanto hombre, es el modelo perfecto y universal de amor, servicio y entrega inigualables, y en cuanto Dios, el único Salvador de esta pobre y maltrecha humanidad.

“El ha venido no a que le sirviesen, (¡ministros¡), sino a servir y dar su vida por TODOS.”

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris