Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Los once mandamientos de la estupidez humana

José Luis Palomera
Redacción
domingo, 14 de enero de 2007, 21:18 h (CET)
"El ser humano es la única herida abierta de universo que segrega odio"

Todos, absolutamente todos los célebres sabios de la humanidad participaron de un gran error al proclamar pensamientos, los cuales hoy continúan rigiendo, procedimientos sociales, ideas, y políticas. Unos por virtud, otros por defecto, unos por incluir la religión en sus filosofías otros por desecharla a favor de la ciencia.

Es preciso asimilar que “la realidad de todo lo acontecido” la única realidad y verdad, ni tiene ni desecha una u otra cosa, las incluye en la verdad emocional de los hombres y en el factor razonable de las cosas.

Todo ilustre sabio conocido participa de una idea para doctorar las propias, es decir, confiesa que el agua es húmeda, pero para eso parte del mar, preconiza la sumisión aplicando sus doctrinas, dictamina la ley partiendo de fueros y virtudes, y por último llaman a la vida sueño estando despierto.

Ni dios es verdad ni la ciencia cierta, luego todos los celebres sabios, filósofos y pensadores prescribieron con el error de sus mentes análisis entre la divinidad y lo científico, con lo cual erraron en lo Universal al participar de lo terreno.

El pensamiento que licita el Cosmos ha de partir siempre del Universo como ente además de materia.

Yo he logrado descifrar la verdad sin fisuras emocionales que me predispongan, favor o contra, luz o sombra, vida o muerte.
Y no hay duda, ni hoy ni jamás otro ser vivo dispondrá lo contrario de lo que hoy digo.

Superados con creces los márgenes de la estupidez humana más arcaica, aglomerados hoy vivimos en cavernas de neón cuyas estalactitas crecen alimentadas de gotas de sangre, a pasos aterrorizados.

Hemos cambiado el becerro de oro por millones de víctimas humanas cazadas en el terror de los que tocan los violines, dirigen las orquestas, mandan y ordenan, al tiempo con el tempo.

Los mandamientos divinos han pasado a mejor vida, es decir, siguen diciendo lo mismo que decían cuando fueron concebidos y redactados con la mano humana, pero hoy además solicitan de postre vidas humanas.

Aún sabiendo que es imposible, suplico al corazón divino de las estrellas un soplo de frescura y fulgor, sombra, o luz hastiada, para que nadie más torture y asesine en su nombre...

Y digo imposible ya que "El corazón creador del Universo" no va a venir, está con todos nosotros, luego no se puede llegar donde siempre se ha estado.

Desgraciadamente las sinergias de una gran idea, producto de toda la humanidad, se han disgregado entre dioses e historias, razas, culturas y costumbres. Capitulaciones de humanidad y amor en base y sobre la base de querer alcanzar la suprema gloria apilando muertes humanas.

Solamente los más estúpidos instintos no son capaces de asimilar estupideces. Estupideces que ni la más mísera mente universal se plantearía jamás.

____________________

Hoy he subido al monte de los difuntos, esperando ver un sólo muerto, imposible, todas las tumbas, todas, estaban vivas, no había humanos pero había vidas, energías, cantos, llantos. Y frases con un ruego en común, decálogo de los que hoy saben la duplicidad de la existencia al estar además de muertos vivos.

Decían así...

Los once mandamientos de la estupidez humana:

- Eliminar las vidas valiéndose de la propia vida.
- Dar como cierta la falsa historia humana.
- Creerse los elegidos del inventado dios propio.
- Creer que las enfermedades tienen cura terrena.
- Crear ídolos para eliminar complejos.
- Creer que existe poder capaz de acabar con los sueños.
- Dar el poder de exterminar y proclamarse inocente.
- Asesinar pensando que se mata.
- Comer pensando que se sacia.
- Negar el pan que se pudre en el alma.
- Hacer hijos en virtud de tener capacidad para hacerlos.

Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris