Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Ni éstos ni aquéllos  

Preparando las elecciones

Juan Pablo Mañueco
Juan Pablo Mañueco
domingo, 14 de enero de 2007, 21:18 h (CET)
COMO NOS adentramos en un año electoral, conviene ir pensando contra quien vamos a votar, porque al final se vota más bien a la contra y para tentar genitales, que no por admiración a nadie...)

Pues bien, sea: reflexionemos brevemente. Ya sabemos la primera medida que adoptará la formación triunfante, quienquiera que gane: subirse el sueldo, las dietas y "gastos de representación" que tengan a bien seguir gastando nuestros representantes.

¡Curiosa representación! Los representantes se fijan sus propios sueldos, sin contar con los representados. Los mandatarios no sólo no obedecen a los mandantes (que somos Vd. y yo), sino que tampoco les consultan los emolumentos, ni les anuncian previamente en sus "promesas" electorales la cantidad de erario público que van a desviar mensualmente hacia sus bolsillos.

El mundo al revés. Y luego dicen que nuestra clase política no es revolucionaria. Los asalariados (que son ellos: los políticos) mandan a sus patronos y paganos (que somos nosotros, aunque sólo notemos lo segundo) y encima son ellos quienes se incrementan unilateralmente sus salarios.

Ninguna empresa (pública o privada) podría subsistir de este modo. Pero ya se sabe que el Estado actual es cosa sumamente revolucionaria y subversora de la Lógica: la bicoca de unos cuantos, que se dicen "servidores", la cual bicoca debemos sostenérsela los "soberanos".

Otrosí. Nos consta que las "promesas" ornamentales pasarán a mejor vida la noche electoral, para dar paso a una desenfrenada carrera por ocupar cargos y sillones, comederos y sinecuras sin cuento... Para lo cual pactarán con quien sea, con tal de asegurarse el momio.

De manera que, estamentalmente hablando, da igual si en la noche electoral ganan unos o pierden otros: en realidad, siempre ganan "ellos", los políticos como estamento, y siempre perdemos "nosotros", lo ciudadanos, el pobre pueblo.

Pero mandar algo Vds. y yo: nada.... Sólo la obligación de sufragar cuanto los asalariados subvertidos quieran embolsarse, que para esto sí habrá consenso de clase política; y la de volver a escuchar promesas vacías, a los cuatro años. Y menos mal, porque en el Anterior Régimen, sólo había embolsamientos, sin promesa.

Pero la democracia es otra cosa, no ésta.

Noticias relacionadas

Teresa Lozano, nada ligera (y II)

Son los viejos instantes, las pérdidas, las ausencias y las certezas de que el hombre está solo

El protocolo de la investidura del presidente del Gobierno

El acto de investidura es la condición previa a superar antes de tomar posesión del cargo

Se acelera el cambio

Parece que el cambio climático y el calentamiento global ya están causando graves problemas. La desertización de amplias zonas del planeta avanza a pasos agigantados

“La Iglesia católica no es extranjera”

Carlos Navarro, Castellón

Escuchar a los empresarios de Cataluña

Valentín Abelenda Carrillo, Tarragona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris