Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ni éstos ni aquéllos   -   Sección:   Opinión

Preparando las elecciones

Juan Pablo Mañueco
Juan Pablo Mañueco
domingo, 14 de enero de 2007, 21:18 h (CET)
COMO NOS adentramos en un año electoral, conviene ir pensando contra quien vamos a votar, porque al final se vota más bien a la contra y para tentar genitales, que no por admiración a nadie...)

Pues bien, sea: reflexionemos brevemente. Ya sabemos la primera medida que adoptará la formación triunfante, quienquiera que gane: subirse el sueldo, las dietas y "gastos de representación" que tengan a bien seguir gastando nuestros representantes.

¡Curiosa representación! Los representantes se fijan sus propios sueldos, sin contar con los representados. Los mandatarios no sólo no obedecen a los mandantes (que somos Vd. y yo), sino que tampoco les consultan los emolumentos, ni les anuncian previamente en sus "promesas" electorales la cantidad de erario público que van a desviar mensualmente hacia sus bolsillos.

El mundo al revés. Y luego dicen que nuestra clase política no es revolucionaria. Los asalariados (que son ellos: los políticos) mandan a sus patronos y paganos (que somos nosotros, aunque sólo notemos lo segundo) y encima son ellos quienes se incrementan unilateralmente sus salarios.

Ninguna empresa (pública o privada) podría subsistir de este modo. Pero ya se sabe que el Estado actual es cosa sumamente revolucionaria y subversora de la Lógica: la bicoca de unos cuantos, que se dicen "servidores", la cual bicoca debemos sostenérsela los "soberanos".

Otrosí. Nos consta que las "promesas" ornamentales pasarán a mejor vida la noche electoral, para dar paso a una desenfrenada carrera por ocupar cargos y sillones, comederos y sinecuras sin cuento... Para lo cual pactarán con quien sea, con tal de asegurarse el momio.

De manera que, estamentalmente hablando, da igual si en la noche electoral ganan unos o pierden otros: en realidad, siempre ganan "ellos", los políticos como estamento, y siempre perdemos "nosotros", lo ciudadanos, el pobre pueblo.

Pero mandar algo Vds. y yo: nada.... Sólo la obligación de sufragar cuanto los asalariados subvertidos quieran embolsarse, que para esto sí habrá consenso de clase política; y la de volver a escuchar promesas vacías, a los cuatro años. Y menos mal, porque en el Anterior Régimen, sólo había embolsamientos, sin promesa.

Pero la democracia es otra cosa, no ésta.

Noticias relacionadas

Incongruentes todos

El problema es la incongruencia

Ébola, otra vez

Desgraciadamente ha vuelto a resurgir la terrible enfermedad

Los nueve de Catonsville, 50 años después

Los “Nueve de Catonsville”

¿Cuántos muertos palestinos puede aceptar el mundo sin inmutarse?

Netanyahu y la manipulación del miedo

Hay que recuperar la perspectiva familiar

El Instituto de Política familiar ha presentado su informe sobre la Evolución de la familia en Europa ante el Parlamento europeo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris