Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Lo tiene difícil

Pascual Mogica
Pascual Mogica
sábado, 13 de enero de 2007, 09:34 h (CET)
No se, pero tengo la sensación de que los que escribimos y manifestamos públicamente nuestras opiniones no estamos siendo honestos con los que tienen la amabilidad, y en ocasiones la paciencia, de leer nuestros puntos de vista. Digo esto porque hasta ahora ninguno de nosotros ha dicho claramente, y no me explico porqué, que el atentado terrorista en la T-4 de Barajas no nos ha sorprendido en absoluto.

Todos tenemos muy claro que cuando de acabar con una situación de abierta y violenta confrontación se trata, siempre se encuentran, los que están a favor de que acabe la violencia, con la dificultad añadida que plantean los elementos radicales, que siempre los hay, en cada bando. Como no podía ser de otro modo en ETA se da esta circunstancia y como es normal, aunque a algunos les cueste admitirlo, en la parte de los demócratas también.

Creo, sin ningún tipo de reparo, que aún a pesar de las acciones de elementos radicales, en ETA todos apuntan a sus jóvenes militantes, y a pesar de la extrema oposición de los Acebes, Astarloa, Rajoy y Alcaraz, que el proceso de paz debe seguir y que para ello se hace necesario dialogar. Estas actitudes tan negativas de los que dicen que no se puede hablar de paz cuando no existe guerra alguna, pero que cuando a ellos les tocó el turno de tener que hablar con los etarras se llenaron la boca con la palabra paz, no deben ser tenidas en cuenta y por el contrario sí tener presente el deseo de la mayoría de los españoles de que hay que mantener vivo el proceso de paz y que son conscientes también de que guste más o guste menos hay que tener en cuenta a la parte contraria. No se como se puede conseguir acabar con el terrorismo en España ignorando a una de las dos partes involucradas en el conflicto.

El proceso de paz, evidentemente, se encuentra en una situación de extrema confusión y que hay que dar tiempo para que las cosas se vayan aclarando y que podamos ver cuales son las verdaderas intenciones de los que han provocado su ruptura, es de desear que temporal. Por ello se hace necesario ignorar a los radicales, tanto en uno como en otro bando. En Irlanda del Norte fueron muchas las ocasiones en que elementos radicales del IRA boicotearon con acciones criminales las negociaciones para conseguir la paz, pero gracias a los que de buena voluntad estaban negociando, esa paz se pudo conseguir.

El Gobierno de España lo tiene difícil, pero vale la pena seguir intentándolo.

Noticias relacionadas

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?

España se romperá... o no

El pueblo se ha despertado. Los españoles no están dominados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris