Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Di que NO

Pepe López
Redacción
sábado, 13 de enero de 2007, 14:21 h (CET)
Andaluz, di que NO. No te dejes engañar. Que no te manipulen. Piensa y razona antes de votar.

Chaves ha convocado un referendum para dentro de un mes a fin de sacar adelante ese nuevo Estatuto. Un Estatuto al que se ha unido incomprensiblemente el Partido Popular. Después de que Javier Arenas hiciera el gallito oponiéndose a que figurara en el proyecto esa entelequia de “realidad nacional”, ha sucumbido a las presiones de la izquierda.
Andalucía no es una nación distinta sino parte de la Nación española. Los andaluces jamás hemos pensado otra cosa que en ser españoles.
Sólo algún iluso como lo fue Blas Infante pudo pensar en “una Constitución Federal Andaluza” y mucho menos en imaginar una “Andalucía libre y solidaria en el marco de la unidad de los pueblos de España y con posibilidad de elegir su futuro”
El futuro de Andalucía está trazado desde hace muchos siglos y ha arraigado profundamente en el pueblo andaluz.
Es falso que “Andalucía dio ejemplo de unidad a la hora de expresar su voluntad autonómica• Prueba de ello es que hubo dos Provincias, Jaén y Almería, que rechazaron el Estatuto. Lo de Jaén se arregló mediante un “recuento de votos” y lo de Almería mediante una filigrana jurídica que fue la vergüenza para los almerienses.
El andalucismo ha sido un pretexto del que han querido vivir unos cuantos frescos que empezaron por crear un Parido Socialista Andaluz, que después abandonaron el socialismo de pacotilla que se inventaron, que luego se han dividido y que hoy no representan sino a unos cuantos que no están tampoco conformes con el Proyecto porque lo quieren “más avanzado”

El Estatuto Andaluz que nos quieren meter es una copia servil del Catalán. Si éste es repudiable por muchos motivos y está sometido a un proceso de anticonstitucionalidad, el andaluz no lo es menos.

Cuando Chaves lo tenga a bien, tal vez reparta el estatuto para que los andaluces lo conozcan. Mientras tanto aguantaremos el chaparrón de necedades para nublar la cabeza de los votantes y que vayamos “en masa” a las urnas.

Los andaluces lo que queremos es una España unida, sin terrorismo, sin entrada de inmigrantes a lo loco, con seguridad y libertad, sin vividores de la política, con libertad para que los padres eduquen a sus hijos donde mejor les parezca y sin asignaturas obligatorias para moralizar y manipular a nuestros hijos.

Quienes sean católicos que se lean la Nota que publicaron los Obispos andaluces en Córdoba el 16 de Mayo del pasado año.

Y luego, que voten.

Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris