Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Evangelistas de la paz

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
viernes, 12 de enero de 2007, 11:03 h (CET)
Resulta que el Gobierno se ha gastado fondos reservados en enviar a entrevistarse con José Luís Urrutikoetxea a un aficionado del diálogo, además de maestro del maltrato doméstico, por lo que ya fue condenado. Cada vez está más desconcertada la ciudadanía por lo que está sucediendo y no lo están menos los analistas políticos; aunque pensándolo bien: entre maltratadores pueden llegar a entenderse mejor. La torpeza de Eguiguren le llevó a confesar en una entrevista su “fe ciega en que este proceso de paz va a salir bien”.

Al presidente Zapatero le ha puesto ETA 'mirando a Cuenca' en la T-4 de Barajas, con perdón. También a Eguiguren le ha situado en la misma posición tras entrevistarse con “Josu Ternera”.

El tiempo ha dado la razón a los más sensatos: no es lo mismo ‘txikitear’ con Otegi y reunirse a merendar con él en el caserío de Elgoibar que enfrentarse al ‘gran oso’ de una de las dos corrientes de ETA, huido de la Justicia española y buscado por la Interpol, “Josu Ternera”. ¿De qué ha servido la información aportada por el visionario Eguiguren? ¿Por qué se malgastan fondos públicos en pagar ‘vacaciones negociadoras’ a saltimbanquis de la política? ¿La Fiscalía Anticorrupción va a investigar los puntos oscuros, que son muchos y presuntamente delictivos?

El presidente está atenazado por los fantasmas ‘monclovitas’ y ni siquiera la desesperada reacción de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado le van a salvar de su 'Gólgota' particular. Estamos ante un presidente aturdido, huidizo y asustado. Pero lo más deplorable es que estamos ante el artífice de la resurrección etarra.

La 'bestia' está otra vez entre nosotros. La responsabilidad de las muertes es de ETA y solo de ETA. Pero también el presidente tiene una responsabilidad y esa radica en haber recogido a la organización etarra del estercolero donde fue arrinconada por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en 2002, haberla amamantado y tonteado en exceso con ella, hasta el punto de proponerle maridaje en un proceso al que sospechosamente bautizaron como “de paz”.

No solo hemos encontrado 'mirando a Cuenca' al presidente y a Jesús Eguiguren. Resulta que también estaban en esa misma orientación muchos desconcertados colaboradores como Joan Mesquida, Mª Teresa Fernández de la Vega, Rubalcaba, el bachiller ‘Pepiño’, el fiscal general,… Y en el bando de la ‘bestia’: Arnaldo Otegi, Joseba Permach, el navarro Pernando Barrena,... Cada uno a su manera buscó su protagonismo como 'evangelistas de la paz'. Si no había negociación con ETA ¿A quién representaba Eguiguren y en nombre de quién ofrecía el pacto? ¿Qué había comprometido Eguiguren que no podía ratificar Zapatero?

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXV)

Es tan sagrada la conciencia de las personas, que su invasión tosca por una secta como esta me provoca repugnancia

Inmanencias

Olvidamos en exceso las realidades innegable bajo el encantamiento de las opiniones frívolas

El barco escoba

El Aquarius se ha convertido en el barco escoba del Mediterráneo

Jaque al Rey

Borbones en entredicho

¿En qué España nos han metido ustedes, señores?

“Madero ha soltado al tigre, a ver si puede domarlo” Porfirio Díaz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris