Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Queremos explicaciones, señor Zapatero

Miguel Massanet (Barcelona)
Redacción
jueves, 11 de enero de 2007, 13:49 h (CET)
Ocurren cosas, suceden hechos que para los ciudadanos de a pie resultan incomprensibles y, sin embargo, nadie nos da explicaciones, nadie se acuerda de nosotros, a nadie le importamos un pito. Pero, no nos engañemos, porque cuando se trata de pedirnos que les votemos nos convertimos, por unos meses, en sus niños mimados, en la sal de la tierra, en el objetivo de todos sus desvelos y preocupaciones; modestamente lo vengo diciendo hasta la saciedad: de toda esta situación los únicos culpables, los cornudos y contentos, los pardillos de solemnidad somos nosotros; por dejarnos embaucar, por no ser capaces de plantarles cara, por ser unos estúpidos integrales.

Me dirán ¿a qué viene este arrebato de mal humor e incontinencia verbal? Pues, señores se lo voy a decir: porque el Gobierno de la Nación, sin que nadie se lo pidiera, rompió el Pacto por las Libertades y la Ley de Partidos, enterrándolos en el mundo subterráneo de Hades y Perséfone; porque el Gobierno, prescindiendo del parecer de todos los ciudadanos, se zambulló en una negociación con los criminales de ETA; porque el Gobierno se ocupó de que, durante esta larga negociación, ni la fuerzas policíacas, ni los fiscales , ni los jueces cargaran con todo el peso de la Ley contra los terroristas, la kale borroca y los demás adláteres, como pudiera ser Batasuna; porque, incomprensiblemente, se dejó actuar al señor Otegui y los suyos ( librándolos de sus responsabilidades penales) como si Batasuna no fuera una formación ilegalizada; porque, en todo este tiempo, la única preocupación del señor Zapatero y los suyos ha sido tener apartado al PP, principal partido de la oposición, de la llamada negociación “por la paz”, acusándolos de derrotistas, de querer dinamitar el proceso de paz, de actuar de forma traidora y de ser los responsables de que los miembros de la AVT se pusieran en frente del Gobierno pidiéndole que no negociara con los terroristas; porque el Gobierno se ha entregado a los nacionalistas para mantenerse en el poder; porque el Gobierno ha promovido un Estatuto catalán que nadie le pedía, en contra de la opinión mayoritaria de la ciudadanía y sin someterlo a referendo para que todos los españoles pudiéramos opinar sobre ello; porque el Gobierno ha hecho de mangas capirote en el tema de la inmigración con las consecuencias de todos conocidas; porque el Gobierno se opuso al envío de fuerzas al Irak ( que no dispararon un tiro) y, sin embargo, ahora las tiene esparcidas por medio mundo con peligro para su integridad física; porque el Gobierno nos engañó con el supuesto accidente del helicóptero “en misión de paz” en el que murieron un grupo de soldados españoles; porque se han puesto la Ley por montera cada vez que les ha convenido; porque se han valido de su poder para ocultar pruebas importantes del 11-M; porque han mangoneado a los famosos jueces “estrella” para servir a sus inconfesables fines políticos, porque han fracasado… y así podríamos continuar hasta que se nos agotasen la energías.

Pues bien, señores, de toda esta sarta de actuaciones irregulares, de toda esta colección de artimañas, ¿qué explicaciones nos ha dado el ejecutivo del señor Zapatero?. ¡Ninguna! La callada por respuesta. La más cínica e incomprensible callada, para que los ciudadanos de a pie no pudiéramos opinar, no supiéramos lo que se nos escondía detrás de las bambalinas de este montaje mediático que han escenificado con la colaboración inestimable de la mayoría de los medios de comunicación, adscritos al imperio de un conocido preboste, multimillonario y quizá por esto, amigo íntimo de los que actualmente ostentan el poder. Mantener al pueblo ajeno a sus ardides, intentando que, como hacían los emperadores romanos con el “Panis et cirsensis” – en este caso revestido del señuelo de una paz para toda España (como si estuviéramos en guerra con los terroristas, de igual a igual) –, para tenerlo amodorrado en el letargo de la autocomplacencia. Al fin y al cabo ¿qué importaba que hubiera ochocientos muertos?, ¿qué importaba que los familiares de las víctimas clamasen por la justicia? Lo que era fundamental era la actitud egoista e insolidaria del “ande yo caliente y ríase la gente”; y esto, señores, para más INRI, mantenido por los defensores a ultranza de los derechos humanos, los progres de las izquierdas, las damas de las rosas blancas, los que reciben subvenciones del Estado, los que presumen del monopolio de la cultura, los saltimbanquis de la moral convertida en amoral o sinmoral.

Queremos información señor Zapatero; tenemos derecho a que se nos informe de todo lo que nos ha estado ocultando durante esta solapada conferencia entre sus representantes y los de la ETA; le exigimos luz y taquígrafos, porque los españoles somos los que ostentamos la soberanía de la nación y usted, señor Zapatero, no es más que un empleado, un servidor de España y nadie le ha autorizado a jugar con ella como si sólo fuera un juguete. No tiene derecho a romperla, ni a herirla ni a mancillarla, señor Zapatero. Dimita de una vez y lárguese.

Noticias relacionadas

Catalunya, el árbol que no deja ver el bosque

El PP, con la Constitución tapa su corrupción

El valor y la valía

Se requieren gentes de valor que perseveren, dispuestos a plantarle corazón a esta escalada de contrariedades que nos dejan sin aliento

De la Constitución de 1812 a la de 1978

Hay que releer las constituciones derogadas antes de reformar la vigente

Turull y Rull

La viñeta de Carla

¡Aprovecha el instante! ¡Aprovecha el día!

Cada ser humano y cada alma es un microcosmos en el macrocosmos universal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris