Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ver   juzgar y actuar   -   Sección:   Opinión

Amar al prójimo

Francisco Rodríguez Barragán
Francisco Rodríguez
jueves, 11 de enero de 2007, 11:38 h (CET)
El antiguo precepto “amarás a tu prójimo como a ti mismo” piensan muchos que contiene una contradicción, pues para amar a los demás tendríamos que dejar de amarnos a nosotros mismos, tendríamos que renunciar a las cosas que deseamos para dárselas a otros y llevado al límite, amar a los demás exigiría la renuncia absoluta a amarme a sí mismo. Otros expresan el mismo precepto diciendo: “no hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti” que parece más fácil de cumplir. Yo creo que la dificultad del precepto viene de que confundimos el amor a nosotros mismos con el egoísmo, cuando ambas cosas no solo son diferentes sino contrarias.

El amor es ante toda una fuerza, una energía, con la que la persona busca activamente el bien de quien se ama, empezando por nosotros mismos. Sólo si conseguimos amarnos correctamente estaremos en condiciones de amar a los demás. Pero a menudo pensamos equivocadamente que nuestro bien consiste en tener cosas en lugar de llegar a ser personas mediante el desarrollo de nuestras capacidades y potencialidades. Buscamos tener en lugar de ser. Si la manera que tenemos de amarnos a nosotros mismos es conseguir la propiedad de las cosas, como estas cosas son limitadas, entraremos en conflicto con los demás que también quieren poseerlas. A lo más que llegaremos es a dar parte de los que nos sobra, a ceder a regañadientes algo de lo nuestro y esperar que nos lo agradezcan. Todo esto es lisa y llanamente egoísmo.

En cambio si el amor a mí mismo se traduce en un esfuerzo permanente por desarrollar mis propias capacidades ello no entra en colisión con nadie. Al contrario, mi amor a los demás consistirá en ayudarles activamente a su propio desarrollo personal. No busco su agradecimiento sino su bien y en ello encuentro mi propia satisfacción, mi propia plenitud. Si los que me rodean crecen, yo crezco con ellos. El amor no puede establecer ninguna relación de dependencia sino de libertad. Sólo en libertad podemos llegar a desarrollar toda la riqueza que llevamos dentro y sólo en libertad podemos establecer relaciones personales satisfactorias. Amar a los demás no puede ser una pesada carga sino la gozosa experiencia de compartir nuestra propia vida en la aventura de buscar juntos el bien de “ser”. Lo importante es ser, mientras que tener es accesorio. Si el tener cosas nos esclaviza y nos separa de los demás, es que no hemos entendido nada del amor.

Quizás parezca una paradoja, pero el precepto que comentamos no falla porque nos amamos tanto a nosotros que no podemos amar a los demás, sino porque nos amamos tan poco y tan mal a nosotros mismos que no tenemos ni idea de cómo amar a los demás. Pero si nos amamos correctamente, es decir, buscando nuestro auténtico bien, el bien que nadie nos puede arrebatar, el bien que no se agota sino que aumenta cuando se comparte, comprenderemos que amar a los demás es fácil y la única fuerza capaz de cambiar el mundo.

Noticias relacionadas

Chisteras y conejos

Dolores Delgado y Pablo Casado en desayunos de Europa Press

El día que Felipe VI conoció a Quevedo

Viajar en el tiempo ahora es posible gracias a los números romanos

Microcréditos

"Dale a un hombre un pescado y lo alimentarás por un día; enséñale a un hombre a pescar y lo alimentarás para toda la vida

¡Partidos, idos! (parte 3)

La operatividad representativa ha de ser complementada con una directa participación ciudadana

Indultos. No pueden detener la Justicia, pero la puentearán

“Devuelva la mosca, amigo, y deje en paz su sangre que harto la han de necesitar las chinches de su cama. Devuelva la mosca” .Evaristo Carriego
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris