Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Bush requiere una victoria, no importa lo pírrica

Ben Tanosborn
Redacción
martes, 9 de enero de 2007, 22:10 h (CET)
¡Escuchadme! ¿Podéis oír entonaciones melódicas que provengan de la gordinflona? ¿No? En ese caso no os pongáis vuestros abrigos, todavía no. Esta opera wagneriana no ha concluido. El tercer acto de “Irak” no se ha terminado de escribir, y está todavía por cantarse. Todo lo que estáis oyendo de esta belicosa gordinflona, con casco guerrero y sonrisa socarrona, no son sino sus sonoros pedos; pero aun no ha cantado. Nos piden que tengamos paciencia; que el congreso demócrata sirva de acomodador en la segunda mitad del segundo acto de Bush ofreciendo silenciadores que atenúen el ruido del Oriente Medio. Perdonadme que me ría, pero no me lo creo.

Todo es cuestión de legado, o por lo menos eso nos dicen esos sabelotodo que no saben nada pero que circulan por esos medios que desvergonzadamente han mantenido a la nación en oscuridad por años, en parte por su ignorancia pero en la mayoría de los casos por su complacencia al engaño. Seamos realistas, el legado de este presidente se hizo hace tiempo, y ninguna envoltura especial de caja y cintas cambiaran la naturaleza de tal legado: el maloliente y desagradable excremento del incompetente príncipe estadounidense.

¿Y toda esta charla de fuertes arranques militares como nueva estrategia en Irak? Aparentemente lo que ocurre es que el gobierno no parece darse cuenta que lo que se necesita no es una nueva estrategia para Irak sino para EEUU: una estrategia que defina nuestra nación al mundo; con una política exterior sensata que permita al país retornar a la comunidad de naciones que busca paz y dialogo. Pero nuestro líder es anatema a esa comunidad. Y aparentamos no estar dispuestos a juzgarle y recusarle de su cargo.

¿Arranques militares… con que objeto? ¿Es acaso de interés para EEUU el que los chiítas consoliden su poder sobre una población sunita que no llega a la mitad de la suya? ¿O tiene el gobierno estadounidense un objetivo humanitario asegurándose que los chiítas limitan su revancha contra una población sunita que tuvo poder y privilegio bajo el gobierno de Saddam Hussein? ¿O pudiera tener algo que ver con los kurdos, y la consolidación de la presencia militar estadounidense en un nuevo Kurdistán? ¿O es acaso todo mucho mas simple?

La respuesta es sobradamente simple. Bush tiene una última elección que hacer… o se confiesa ante el país, pide perdón y dimite de su cargo, aceptando el estigma; o aviva la conflagración en Irak, posiblemente agravándola con algún tipo de intervención en Irán – cualquier cosa que posponga lo que implique sea una derrota para él. De esta forma mantiene la esperanza de que tanto derrota como culpa no caigan de lleno sobre sus espaldas. Lo que hace que ésta sea una decisión sumamente fácil para tan arrogante, impenitente e incompetente “Decididor-En-Jefe”.

Además de la realidad del legado catastrófico de Bush a la nación – profanando la reputación del país ante el mundo, vertiendo sangre sin necesidad, y su fijación en emplear ingeniería socio-económica con los estadounidenses – existe otra realidad, que como pueblo y nación que aspira a libertad y paz, no debemos pasar por alto. Nada, absolutamente nada, puede hacerse para enderezar este gobierno hasta que el personaje que ahora ocupa la Casa Blanca la desaloje… bien sea mediante dimisión, junto con la de su vicepresidente; o juzgando su criminalidad inmediatamente. Una espera de dos años no resolverá ninguno de los problemas actuales, y es posible que precipite desastres mayores como resultado de esa actitud de “no-tener-nada-que-perder” en aquellos que con su arrogancia imperial continúen gobernando la nación… de forma parecida al comportamiento de los británicos en sus colonias – según George Washington – y descrito como “basado igualmente en malicia, estupidez y error”.

Los estadounidenses, sin embargo, aparentan estar resignados a que George W. Bush tenga su victoria pírrica, no importa el costo presente y futuro que esto traiga a la nación. ¡Así que adelante con los arranques militares!

Para cuando el mago de la incompetencia deje la presidencia en enero de 2009, habrá acuñado no solamente la peor presidencia en la historia de EEUU, sino también uno de los gobiernos más incompetentes y preocupantes en tiempos modernos, de cualquier parte. La única salvación, la única redención para esta nación seria el que este seudo-líder sea juzgado y recusado inmediatamente; pero eso requiere a un pueblo valeroso y decidido que se imponga sobre un sistema político corrupto… en su duopolio. Lo que implica que tendremos que ayudar a que Bush encuentre su victoria pírrica, y el pueblo terminará recibiendo, ni más ni menos, lo que se merece.

Noticias relacionadas

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?

España se romperá... o no

El pueblo se ha despertado. Los españoles no están dominados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris