Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Otro pacto?

José Jurado Saldaña
Redacción
martes, 9 de enero de 2007, 22:12 h (CET)
El fracaso del proceso de paz que se inventó Zapatero ha sido un fracaso total y estrepitoso. No otra cosa se podía esperar. Zapatero ha llegado al límite de su incompetencia, de su incapacidad y de su megalomanía. Y la culpa de todo lo sucedido ha sido exclusivamente suya.

El fracaso no tiene paliativo alguno. No vale ahora sacar pecho y decir que “la democracia vencerá al terrorismo” como si no lleváramos ya treinta años de democracia.

Ni tampoco sirve de nada afirmar que “va a poner en el empeño de conseguir la paz todo lo mejor de sí mismo ni le faltará la energía” como si no hubiera demostrado hasta la saciedad su bla, bla, bla, vacío y su falta de valor, ausentándose al menor peligro.

El fracaso es consecuencia lógica de haberse creído un iluminado y de prometer lo que no podía cumplir, dando alas a Eta-Batasuna hasta haber caído en la debilidad de llevar el problema al Parlamento europeo y haciendo creer a Batasuna que va a participar en las próximas elecciones.

Después de lo sucedido, todavía no se atreve Zapatero a dar por liquidado el “proceso”. ¡Y sigue soñando con “la unión de todos los demócratas”!

Al Partido Popular lo ha tenido siempre a su lado; menos, claro está, para conceder la independencia a Vasconia.

Y ahora, después de haber despreciado, vilipendiado y pretendido arrinconar al P.P. se acuerda de él para que le saque las castañas del fuego, reanudando el Pacto antiterrorista e incluyendo en él a “todas las fuerzas políticas”. ¿Quién se fía ya de él?

El atentado de Barajas debe de servir de escarmiento a Zapatero para bajarle sus ínfulas y traerle a le realidad y de aviso a Rajoy para que no se fíe de quien continuamente le engaña.

Negociar con Zetapé ya se ha visto que es un mal negocio
Pero peor negocio sería meter en él a los separatistas de todo cuño –catalanes, vascos y gallegos- que esperaban anhelantes el triunfo del proceso, con la lógica consecuencia de la partición de España y la implantación en Vasconia de un Estado independiente, socialista y totalitario.

Hay quien dice que el problema vasco lo arreglaría una Bandera de la Legión ¡con la cabra por delante!. No hace falta tanto. Creo que bastaría con que hubiera al frente de España un hombre, capaz ¡y que los tuviera bien puestos! (Perdonen el eufemismo)

Ha habido mucha debilidad y mucha condescendencia y ya llevamos creo que cerca de 850 asesinados.

¿Hasta cuando, Señor, hasta cuándo?

Noticias relacionadas

Una guerra que nos ocultaron por ochenta y seis años

Hace ocho décadas estallaba una de las primeras guerras encendidas por la chispa del petróleo, que en las siguientes décadas encendería llamas de avaricia imperialista sin precedentes

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLII)

Lo que siguió a esto fue una querella criminal contra estos sacerdotes del Opus Dei

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLI)

Poderoso señor es don Dinero

Cuando ruge la marabunta

Este 18 de julio me ha evocado la película de Byron Haskin (1954)

Límites de la justicia

​Discrepamos del enfoque del abogado Carles Mundó, político adscrito a ERC, respecto a las consecuencias del 155 en el cambio de orientación de las perspectivas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris