Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Las ventajas de respirar aire puro

José Vicente Cobo
Vida Universal
martes, 9 de enero de 2007, 22:12 h (CET)
El oxígeno natural, el aire puro, contribuye considerablemente a la relajación y desintoxicación de los nervios.

El aire puro, rico en oxígeno, porta partículas vitalizantes que el cuerpo absorbe no solo a través de la respiración, si no también a través de las células de la piel. El aire rico en oxígeno dinamiza a todo el hombre y eleva incluso la vibración del cuerpo. Un paseo armonioso, en el que el aire puro es aspirado tranquilamente, sin agitación, provoca incluso una disminución de los pensamientos sobre enfermedades y preocupación que pesan a la persona.

El ser humano es un cuerpo natural y como tal debería vivir también con la naturaleza. Muchas personas cierran las puertas y ventanas, calientan excesivamente sus habitaciones y excluyen el oxígeno que vivifica la salud.

Si en los días tibios de primavera y verano a la persona le es posible dormir al aire libre, lo debería hacer. También la naturaleza, la donante de fuerza para la vida del hombre, alivia y sana enfermedades, pues el Espíritu de Dios está en todo. Si es posible se recomienda descansar o dormir bajo coníferas, que son grandes portadoras de oxígeno. Se podrá sentir muy pronto el fortalecimiento del cuerpo, si la persona contribuye a ello con una actitud positiva ante la vida y armoniza así su sistema nervioso.

Cuando hay suficiente oxígeno puro en el cuerpo, también los remedios naturales que toma la persona tienen un efecto más intenso. En el cuerpo se ponen en contacto con el oxígeno vivificante, que estimula a continuación los medicamentos naturales a que tengan una acción más intensa. Los portadores de la vida en el oxígeno producen incluso una vibración más elevada del cuerpo humano, de modo que todo el organismo se hace más permeable para las fuerzas positivas.

El oxígeno es vida. No obstante, el oxígeno puede actuar en el cuerpo sólo si, como ya ha sido manifestado, se cambia la actitud ante la vida: En lugar de pensamientos negativos, desorientados, llenos de odio y envidia, tienen que ser puestos pensamientos conscientes, llenos de Dios, positivos y desinteresados. Todo junto tiene un efecto estimulante en el alma y en el cuerpo.

Noticias relacionadas

Un imán y unos espías

Esta semana nos hemos enterado que, por desgracia, hubo quien, al parecer, nos ocultó toda una información necesaria para entender el porqué de los muertos y heridos en el atentado ocurrido el 17 de Agosto en el paseo más importante de Catalunya

La pornografía

Javier Tordera Castro, Almería

Mejor, cuidados paliativos

Josefa Romo Garlito, Valladolid

Carta abierta a los negociadores políticos

Gerardo, Madrid

De lo individual y lo social

Gerardo Hernández Zorroza, Getxo (Vizcaya)
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris