Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

La incorporación de Gasprom a 'Sakhalin-2' deja interrogantes

Nina Kulikova
Redacción
martes, 9 de enero de 2007, 22:12 h (CET)
El 21 de diciembre de 2006, el monopolio del gas ruso Gasprom fue admitido por los accionistas de 'Sakhalin-2' a participar en ese proyecto energético, que se está ejecutando a partir del acuerdo sobre el reparto de la producción. Es un acontecimiento significativo porque confirma las intenciones de Moscú de adoptar una política energética de línea dura.

Después de dos años de conversaciones sobre las condiciones de la participación, fue anunciado que Gasprom compraría un 50% de las acciones de la compañía Sakhalin Energy Investment Company Ltd. por un valor de $7,45 mil millones. Al mismo tiempo, la participación de Royal Dutch Shell quedaría reducida del 55 al 27,5%; de Mitsui, del 25 al 12,5%, y de Mitsubishi, del 20 al 10%. En opinión del presidente ruso Vladimir Putin, la incorporación de Gasprom al proyecto 'Sakhalin-2' relacionado con la explotación de dos ricos yacimientos de petróleo y gas en la isla de Sajalín (Lejano Oriente ruso), favorecerá los precios mundiales de los recursos energéticos.

Habiendo conseguido la participación en el proyecto, las autoridades de Rusia han dado a entender que defenderán tenazmente los intereses del país en el dominio energético. En realidad, no es más que el siguiente eslabón en la cadena de los hechos que confirman la estrategia de los actuales dirigentes rusos. Es una estrategia que busca establecer control sobre los recursos energéticos y cuyo principio fundamental consiste en el apoyo en fuerzas propias y el rígido control sobre las compañías extranjeras que ya operan en Rusia.

El régimen del aprovechamiento de los recursos naturales sobre las condiciones del reparto de producción, introducido en 1995 mediante la respectiva ley, suscitó al principio muchas dudas en Rusia porque no parecía resultarle ventajoso. Por ejemplo, los participantes gozarían de la exención de impuestos y, como consecuencia, el presupuesto federal no obtendría ingresos adicionales. Además, el país receptor –Rusia en este caso– recibiría la parte correspondiente de los beneficios sólo después que los inversores lograran compensar sus gastos. Rusia es hoy uno de los pocos países del mundo capaces de incrementar la exportación de los agentes energéticos y, de esta manera, influir en los mercados mundiales. Esta orientación de Moscú a liderar en el campo energético explica su creciente descontento por la forma de ejecutar el acuerdo sobre el reparto de la producción, y también explica la aspiración de Gasprom a participar en el proyecto 'Sakhalin-2'.

Con todo, la incorporación de Gasprom deja muchas interrogantes. En primer término vale mencionar las pretensiones ecológicas, que muchos consideran mero pretexto para obtener el control sobre las obras en Sajalín. Pero distintas organizaciones ecologistas coinciden en que la ejecución del proyecto ha causado serios daños al entorno de la isla, y ahora, cuando Gasprom juegue el papel determinante en 'Sakhalin-2', el mundo occidental deseará observar cómo la compañía rusa acata las normas ecológicas. La imagen de Gasprom en el marco del proyecto también dependerá de cómo actúen los organismos medioambientales rusos en esa situación.

El presidente de la petrolera Shell, Jeroen van der Veer, asegura que los problemas ecológicos irán resolviéndose por la compañía rusa y los participantes extranjeros juntamente.

Otro espinoso tema era la duplicación del costo del proyecto, hecho que había provocado un fuerte descontento de Moscú. Parece que ese problema también ha tenido solución. El titular de Industria y Energía, Víctor Jristenko, ha comentado que a pesar del 'incremento objetivo del presupuesto de gastos, la parte rusa ha establecido con los inversores unas relaciones que permiten evitar las pérdidas por el encarecimiento del proyecto'. Se desconoce de qué se trata concretamente, pero el ministro afirmó que los suministros del gas extraído en 'Sakhalin-2' comenzarían en 2009 tal como había sido previsto.

Por fin, lo que más inquieta a los inversores occidentales es si podrán sentirse protegidos en Rusia si incluso un gigante como Shell ha tenido que aceptar un compromiso. Por lo visto, las autoridades rusas esperan que el atractivo de la creciente economía nacional y el potencial del mercado local en las condiciones de altos precios petroleros prevalezcan sobre las consecuencias negativas del establecimiento del control estatal en el sector del petróleo y gas. Por ahora, los temores de los inversores extranjeros se ven compensados con el incesante flujo de inversiones al país.

No hay que olvidar que en Rusia operan muchas compañías extranjeras, y de momento nadie puede decir si el 'caso Shell' ha sido esporádico o es una forma de trabajo con empresas extranjeras que llegará a convertirse en una norma.

____________________

Nina Kulikova, RIA Novosti.

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris