Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tercera puerta   -   Sección:   Opinión

Partida de Ajedrez

Jabier López de Armentia
Opinión
lunes, 8 de enero de 2007, 21:35 h (CET)
Como si de una partida de ajedrez se tratase, el proceso de paz y las negociaciones entre el Gobierno español y E.T.A. se han ido al traste con un simple movimiento en forma de “jaque mate”. El atentado perpretado el pasado día 30 de diciembre en la T4 de Barajas por E.T.A. no ha hecho sino poner punto y final a una larga y lenta partida de ajedrez.

En toda partida de ajedrez que se precie, si ambos jugadores están a la altura, existen unos riesgos y dificultades durante la misma que hacen más duro si cabe el camino hacia la victoria, hacia la paz en este caso. Los jugadores esta vez, enclaustrados en dos banderas – la Ikurriña y la española – de las que dicen ser los representantes y en realidad no lo son. El PSOE no es el fiel reflejo de la sociedad española, mal que me pese, y E.T.A. tampoco es el reflejo de la sociedad vasca.

La partida comenzó mucho antes de que nosotros presenciáramos palabras de unos y de otros reconociendo tal partida. Comenzó en la oscuridad y ostracismo que tienen lugar reuniones de tal tipo: en terceros países, con intermediarios y con una lista de exigencias o demandas muy abstractas. Esas demandas habían cambiado bastante desde la última partida de ajedrez que se disputó esta vez entre el PP y E.T.A.

Por una parte, las demandas de la banda se rebajaron hasta el punto de no pedir la independencia del pueblo vasco, sino la simple realización de un referéndum para que el pueblo vasco se pronuncie al respecto. Considero clave este cambio de rumbo porque el futuro de la sociedad vasca deja de estar en manos de cuatro personas, sean vascas o españolas, y pasa a ser elegido por todos los ciudadanos y ciudadanas de Euskal Herria.
A estas demandas se sumó la posibilidad de que Navarra se incorporase a Euskadi, si así lo deseasen la mayoría de sus ciudadanos, nunca mediante la imposición; la creación de un Departamento Vasco en Iparralde; la legalización de todas las ideas políticas – la mayor aberración en tiempos llamados democráticos –, y por último el acercamiento de los presos vascos a cárceles vascas, lo más próximos a sus lugares de nacimiento o residencia habitual, un derecho reflejado en la flamante y adornada constitución española que tanto adoran algunos. Con esta última demanda quisiera dejar claro, para que no existiesen mal entendidos, que cuando se habla de acercamiento de presos, no se habla de excarcelaciones, ni amnistías, se habla de derechos pisoteados, de un trato digno, de igualdad para todos.

En contra de lo que muchos pensamos, la partida de ajedrez comenzó mucho antes de aquel 22 de Marzo de 2006. Desde entonces hasta el pasado 30 de diciembre, durante más de nueve meses, el Gobierno no ha movido ninguna ficha: ni un preso acercado a las cárceles vascas, las ideas políticas siguen censuradas e ilegalizadas en Euskal Herria, no se habla de referéndum y mucho menos de autodeterminación, ni siquiera de un triste estatuto nuevo o cumplir el vigente – 25 años después el Estatuto de Gernika sigue sin cumplirse el traspaso de todas las competencias –.

¿Por qué el Gobierno español no ha movido ninguna ficha? ¿Por qué se ha jactado continuamente de “ofrecer” menos a E.T.A. de lo que ofreció Aznar y sus secuaces en la anterior tregua de 1998? ¿Por qué el gobierno le tiene miedo al PP? ¿Por qué no empezar otra partida de ajedrez? Nunca será tarde para intentar lograr la paz. Por favor sigan trabajando y luchando para conseguir la paz.

En memoria de Ernest Lluch.

Noticias relacionadas

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?

España se romperá... o no

El pueblo se ha despertado. Los españoles no están dominados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris