Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ni éstos ni aquéllos   -   Sección:   Opinión

José Luis Comosea debe definirse de una vez

Juan Pablo Mañueco
Juan Pablo Mañueco
jueves, 4 de enero de 2007, 21:54 h (CET)
RODRÍGUEZ Comosea no puede seguir en la suspensión etérea de su ambigüedad sonriente, complaciente y contradictoria... Ni en la cuestión de ETA. Ni en materia autonómica. Ni en el respeto que le debe a la Constitución y a la legislación española, que formalmente acata, pero que a la hora de la verdad incumple cada vez que le interesa.

No puede estar ni un segundo más con el Pacto Antiterrorista y permitiendo que el terrorismo se rearme, marque los plazos, extorsione, tome las calles con manifestaciones y actos vandálicos, secuestre, atente y mate. Casi todo ello, y desde luego, las cuatro primeras acciones con total impunidad. Y que, además, quien dice presidir un Gobierno serio siga esperando el comunicado reivindicativo de la banda, para que una vez más la iniciativa la tengan quienes no quieren desprenderse de las pistolas, ni de las bombas ni de todas sus exigencias.

No puede estar con la Ley de Partidos y reuniéndose con Batasuna en julio, por exigencia de un grupo ilegalizado. Y permitiendo que los líderes de este partido, presuntamente desmantelado por sus conexiones con el terrorismo, sean las estrellas mediáticas de todos los telediarios de España.

No puede estar con la Constitución española y fomentar Estatutos que la dinamitan casi por entero, como el catalán. Ni gobernar en Cataluña con un partido que quiere la extinción completa de la legalidad española, como ERC.

José Luis Comosea lleva dos años y medio al frente del Gobierno español y, desde entonces para acá, ya ha pasado el tiempo en que podía jugarse irresponsablemente al bonito entretenimiento de considerar si es más un cervatillo ingenuo o un perverso redomado. Un bobo solemne o un truculento falsario.

Es las dos cosas. Ya lo sabemos... Pero precisamente porque ya no va a poder utilizar nunca más el argumento de “confíen en mí, que yo tengo datos que me guardo por los que sé que todo va bien y que va a ir mejor el año próximo”, José Luis Comosea debe definirse de una vez.

¿Qué quiere hacer Rodríguez con España, ya que asegura no tener muy claro el concepto de nación a estas alturas de su vida, ni siquiera el de la nación que preside? ¿Cuál es su plan para acabar con el terrorismo sin que salte por los aires la Constitución española?

Que nos explique Rodríguez qué hay en su interior, caso de que haya algo más de lo que todos hemos visto: su talante para aliarse con sectarios, a fin de acabar con los logros consensuados de la Transición.

Noticias relacionadas

Vico

Vico nació en Nápoles en 1668 y falleció en la misma ciudad en el año 1744

Obsesionados con el franquismo 32 años después de su fallecimiento

“La vida de los muertos pervive en la memoria de los vivos” Cicerón

Oriol Junqueras, candidato secuestrado

Perfiles

Apuesta por una cultura de alianzas

Nunca es a destiempo para recomenzar

Una Europa en la que podamos creer

La declaración de París es un manifiesto elaborado por intelectuales de diez países europeos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris