Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Latino América ante el 2007

Isaac Bigio
Isaac Bigio
miércoles, 3 de enero de 2007, 21:05 h (CET)
América Latina se ha despedido del 2006 con muchos cambios. Trece de sus veinte repúblicas tuvieron elecciones presidenciales en un lapso de 373 días. En la única nación que no cuenta con una democracia multipartidaria (Cuba) se ha visto el alejamiento del poder de su presidente (Fidel Castro), quien es, además, el que más tiempo ha llevado en el cargo en la historia del hemisferio. La región se ha ido distanciando del ‘consenso de Washington’ permitiendo que se abra una ola izquierdizante y el advenimiento de distintos modelos nacionales.

Doce elecciones
El calendario electoral latinoamericano se inició el 27 de noviembre del 2005 con los comicios de Honduras y terminó el 3 de diciembre pasado en Venezuela. De los 12 países que tuvieron comicios generales siete removieron al oficialismo (Honduras, Bolivia, Costa Rica, Haití, Perú, Nicaragua y Ecuador), en tres fueron re-electos sus mandatarios (Uribe en Colombia, Lula en Brasil y Chávez en Venezuela) y en dos el oficialismo se mantuvo de poder pero renovando a su presidente (Chile y México).

Algo que diferencia estas elecciones con las que se dieron una década y media atrás es que no existe un consenso general entre los candidatos. Este sí existía tras el quiebre de la bipolaridad mundial. Después de 1991 América Latina se alineó con EEUU en el ‘consenso de Washington’ según el cual el hemisferio tendía a unirse en torno a la liberalización económica y política. La receta que seguían todos los partidos era la de ir hacia economías abiertas que patrocinaran el ‘libre comercio’ manteniéndose una democracia multipartidaria. Solo Cuba estaba al margen y el Perú, pese al autogolpe de Fujimori, trató de mantenerse en dicho esquema.

Sin embargo, al menos la mitad de los doce presidentes electos o re-electos cuestiona dicho ‘consenso’. Partidos identificados con la derecha han ganado en apenas 3 de las 12 elecciones (Honduras, Colombia y México), mientras que en los nueve restantes hay presidentes que se autoproclaman ‘socialistas’. Esto, aunque hay una gran diferencia entre ellos.

Distintos ‘socialismos’
En Costa Rica y Perú fueron electos los presidentes socialdemócratas que las rigieron hasta 1990. Tanto Oscar Arias como Alan García tienen en común reivindicar la figura de Haya de la Torre y de haber sido votados por la derecha contra un ‘outsider’ anti-TLC (el peruano Ollanta Humala y el tico Ottón Solís). Ellos hoy gobiernan asociados a grandes grupos económicos y siendo campeones del Tratado de Libre Comercio, mientras que la izquierda local les acusa de ser una derecha enmascarada.

La chilena Michelle Bachellet es líder de un Partido Socialista que acepta el modelo económico creado por Pinochet y que promueve TLCs. Ella ha establecido con García un entendimiento programático en el cual ambos regímenes buscan apoyarse.

Frente a estos ‘socialistas’ que gobiernan en alianza con sectores conservadores queda el polo de Chávez y de los tres nuevos presidentes ‘rojos’ (Evo Morales en Bolivia, Daniel Ortega en Nicaragua y Rafael Correa en Ecuador), quienes cuentan con la resistencia de Washington.

Mientras los socialdemócratas de Chile, Perú y Costa Rica siguen una senda como la del británico Tony Blair buscando estabilizar la economía monetarista aunque con reformas sociales o democratizantes, los socialistas ‘anti-imperialistas’ hablan de una nueva revolución (llámese ‘bolivariana’ en Venezuela, originaria en Bolivia o ‘de los ciudadanos’ en Ecuador) y de refundar a sus repúblicas mediante una constituyente.

Preval, quien es el único presidente haitiano que ha culminado su mandato constitucional, fue re-electo en medio de una convulsión social. El es amigo de Castro pero, al mismo tiempo, ha hecho privatizaciones. Pese a su origen izquierdista él trata de llevarse bien con las élites empresariales y EEUU, un camino que podría querer seguir Ortega.

En Nicaragua Ortega se cuida de provocar a los sectores conservadores a quienes, más bien, trata de cortejar. Días antes de los comicios el sandinismo votó a favor de una de las leyes más anti-aborto de la región. Esto, si bien puede haberle enajenado a las feministas, le permitió a Ortega seguir apareciendo como un ‘moderado’ que se ha distanciado de su pasado revolucionario y que no requiere de una alianza de la derecha para frenarlo. Gracias a ala división de esta última él pudo ser electo con menos del 40% de los votos.

Lula representa el ‘medio’. El proviene de los sindicatos y del socialismo pero buscar mantener una buena relación con Bush. Como en Chile, Perú y Costa Rica él co-gobierna o pacta con sectores liberales, aunque su estrategia no pasa por un TLC pues él concibe que el gigante brasilero debe ser el eje de un bloque regional autónomo que negocie como tal ante todas las grandes potencias.

La derecha
En los 3 países donde hay partidos derechistas que fueron electos la situación más complicada es la de México. Felipe Calderón es el presidente electo con el menor porcentaje de todos los doce descritos. Es también el único que ha ganado con una diferencia inferior a un punto.

México destaca en la región en ser un caso aislado en el cual hay dos presidentes. El izquierdista Andrés Manuel López Obrador se ha auto-proclamado presidente, aunque el poder de facto reconocido por las instituciones, las FFAA y la comunidad internacional lo tiene Calderón. Sin embargo, el hecho que México tenga dos presidentes podría incubar una tendencia hacia una dualidad de poderes, algo que, a escala local, se ha visto en Oaxaca, donde una ‘asamblea popular’ actúa o actuaba como un Estado paralelo.

En Honduras los liberales depusieron a los nacionales pero ambos han logrado que ese país se mantenga en el Consenso de Washington.

En Colombia Uribe fue re-electo con más del 60% de los votos, aunque en medio de una alta abstención. Sin embargo, su gobierno no puede repetir la estrategia con la cual fue electo en el 2002. Entonces su meta era erradicar a la guerrilla. Hoy, cuando no ha podido hacer esto, se enfrenta a una situación novedosa. A nivel externo está rodeado de gobiernos zurdos y a nivel interno tiene a la izquierda como su principal oposición legal. De allí su nuevo discurso en pos de un acuerdo con el ELN y las FARC.

Cuba y los nuevos realineamientos
Para los Castro las elecciones latinoamericanas han sido muy positivas. Tienen en Brail y Haití dos buenos aliados. Con Chávez, Correa, Morales y Ortega podría querer conformar una suerte de estrella roja de cinco puntas que pudiese ampliar el Tratado de Comercio de los Pueblos.

Cuba, no obstante, no está a favor que esos gobiernos recorran el camino de Salvador Allende. La situación que tuvo Chile en 1970-73 desembocó en un golpe militar. Los Castro conciben que ya no hay que provocar a la ‘oligarquía’ con discursos ‘marxistas leninistas’, patrocinando milicias o consejos de trabajadores y promoviendo nacionalizaciones radicales. Los nuevos gobiernos ‘rojos’ buscan tener parámetros y buscar atraer capitales foráneos. El ‘revolucionario’Correa incluso acepta mantener el dólar como la moneda oficial del Ecuador.

A pesar de los triunfos externos del castrismo y de que a nivel interno se mantienen sin mayor oposición, un factor negativo que tienen es la enfermedad de Fidel, la misma que está abriendo un proceso de transición del poder, el mismo que inicialmente va a su hermano pero que puede desencadenar nuevos procesos.

Noticias relacionadas

Hacer República

J. Hernández, Málaga

Un blanco sueño por Astún (Huesca)

V. Rodríguez, Zaragoza

La Navidad, Trump y los demás

M. Ferraz, Barcelona

Demasiadas ‘normalidades’

S. Madrid, A Coruña

Un regante alimenta a 155 personas de media al año

D. Martínez, Burgos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris