Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Salir de la confusión

Pascual Falces
Pascual Falces
miércoles, 3 de enero de 2007, 21:05 h (CET)
Para “entrar” con acierto en el Año Nuevo, es necesario “salir” de la confusión en que vive la gente en este rincón del sur de Europa. Desde hace unas horas, la Unión europea está constituida por 27 estados de los países más antiguos del continente, y la forman 492,8 millones de habitantes; estos son hechos claros, despejados, y mensurables, lejos de cualquier desconcierto. Como es, por igual, cierto y matemático que la electricidad, el gas –la modesta botella de butano-, y el transporte, repercutirán sobre los bolsillos de los ciudadanos con mayor relevancia que durante el pasado año. Estas cifras son expresión del saludable ejercicio de llamar a las cosas por su nombre, y pertenecen inequívocamente a la verdad cotidiana. Lo contrario, el eufemismo, los rodeos y demás subterfugios, en consecuencia, generan la confusión.

Una pregunta comprometida para cualquier lector sería rogarle explicase qué sabe, con hechos ciertos y claros, acerca de una de las cuestiones que a peor nos traen de las políticas que aplica el gobierno de la presente legislatura de España: El permanente teje-maneje entorno a las negociaciones que mantiene con el grupo asesino vasco y su entorno político nacionalista. Ha trazado como un marco, sin marco, que engloba las opacas relaciones y conversaciones entre miembros gubernamentales y elementos ligados a la historia sangrienta de ETA. Llamar a las cosas por su nombre es caminar hacia la verdad.

Perogrullo, que sea quien fuere, no puede cuestionarse en cuanto se refiere al caudal de ingenio y gracejo encerrado en las célebres "verdades" que se le atribuyen decía, que, “a la mano cerrada se le llama puño”.

En pura teoría democrática –utópica-, los buenos gobiernos provienen de una sociedad formada por buenos ciudadanos. El Defensor del pueblo, debería ser encumbrado a esa responsabilidad por el mismo pueblo, no designado, por las razones de conveniencia que fueren, por el Gobierno. Si el país tiene la fortuna de vivir en democracia, ésta se encuentra por encima de toda consideración política. Lo mismo socialistas que Partido Popular, los partidos mayoritarios, han de considerar más importante ser demócratas que partidistas, y no sólo con palabras, sirviéndose de excusas o artificiosas escapatorias. Los diputados y representantes del pueblo han de hablar mirando hacia las personas que los votaron en lugar de halagando al partido en cuya lista fue encumbrado al cargo.

El profesor Alan Kay, genio y profesor de informática, se ha hecho famoso por esta frase: "La mejor forma de predecir el futuro es inventarlo". Actitud que viene ni pintiparada para esta columna de primer día del año que quiere ser, ante todo, optimista. El futuro, el próximo año más modestamente considerado, ha de inventarse, deducirse o confiarse sobre la laboriosidad de la gente normal y corriente, cuyos afanes son los mismos que el hombre ha tenido desde que en la Tierra existe. Una de las muchas sabidurías que ha acumulado con siglos de experiencia es la de llamar “puño a la mano cerrada”. De este modo es fácil inventar el futuro que aguarda a la sociedad en general. Sin embargo, es de echarse a temblar si el “invento” se hace sobre el cúmulo de intereses, y mentiras que se vuelcan a diario sobre los habituales quehaceres de cada cual.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris