Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Enclaustramiento   Ornitología   Atenea  

La lechuza

​Estampas de la fase 1
Francisco Castro Guerra
@FranKastroMod
jueves, 28 de mayo de 2020, 09:02 h (CET)

Durante las primeras semanas de confinamiento, cuando las madrugadas eran tormentosas y una espectral cortina de agua plateada caía desde el alero del tejado, una lechuza ululaba cada noche desde los cercanos árboles. En alguna ocasión incluso pude ver cómo intentaba cazar, con infructuoso resultado casi siempre, lanzándose en picado hacia los contenedores de basura cuando detectaba movimientos.

La lechuza fue, sin lugar a dudas, la dueña de aquel ecosistema temporal generado por los días duros de enclaustramiento humano. La naturaleza y los verdaderos habitantes de la noche disfrutaron de su espacio, libres y tranquilos al fin, sin la incómoda presencia de los ruidos y luces invasoras de las personas.

Los ojos de la lechuza relucían como candelas entre el espeso follaje de los enormes árboles. A juzgar por su tamaño, y el grosor de sus ramas retorcidas, estos ejemplares de pino mediterráneos serán ya centenarios. Por lo tanto, el lugar ideal para acoger a decenas de colonias de aves de diversas especies. Y como si de una suerte de líder de todas ellas se tratara, la lechuza ocupaba un lugar preeminente en la copa del más alto y robusto de todos los pinos. Parecía haber situado allí su particular oráculo y poder así planificar mejor las actividades de la creciente comunidad ornitológica.

Disfruté mucho observando su comportamiento. El insomnio me impulsaba a observar la noche limpia, pura y sin humanos desde el balcón. Siempre tuve la sensación de que la lechuza también me observaba a mí y que, desde el primer momento, me aceptó y dejó que formara parte de ese selecto grupo de criaturas de la noche recién constituido.

En los últimos días, con el paulatino retorno a la «normalidad», la lechuza se ha marchado. Estará en otro lugar más oscuro y tranquilo para ella. Todavía salgo cada noche al balcón esperando oírla ulular y desplegar sus alas poderosas.


Quizá regrese pronto y traiga la sabiduría de Atenea para librarnos de tanta ignorancia.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​La LOMLOE apunta la pública, "perspectiva de género", clase de religión y educación especial

Juan García, Cáceres

​A pedradas y palos

JD Mez Madrid, Girona

​Todo embrión humano merece nuestro respeto

Jesús Martínez Madrid, Girona

​Un provocador nato

José Morales Martín, Girona

​El chavismo en Europa

Suso do Madrid, A Coruña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris