Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El efecto del nuevo año

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
miércoles, 3 de enero de 2007, 21:05 h (CET)
El año nuevo viene con el nuevo regalito del hoy estamos peor que ayer, al día siguiente de decir que estábamos mejor que hace un año y estaremos mejor dentro de un año. Ya lo vaticinó el CIS que el terrorismo era la tercera preocupación. Muchos efectos son ya los que las doce uvas son incapaces al menos de remozar. Paro es el principal problema para los españoles con una economía que crece y crea empleo, que los arúspices para 2.007 no han logrado ocultar las negras sombras. Inmigración, la que nos enriquece y beneficia.

Efecto Caldera de la inmigración ilegal masiva no ha parado desde que se dio la señal de salida. Por tierra, mar y aire. Los del mar son los que más llegan al alma. Manifestaba el prócer del Ministerio de Interior antes de llegar el invierno, que los cayucos dejaban de llegar y que eso era un hecho. Fue palabra de portavoz de Gobierno, portavoz de partido en el Congreso y uno de las personas que sólo saben lo que el presidente del Gobierno sabe. Los hechos le desmintieron y los cayucos seguían llegando con la fotocopia plastificada de las declaraciones de Caldera grabadas en el alma de los africanos. 120 inmigrantes llegan en cayuco a Gran Canaria sin temer al frío, a las corrientes y perder la vida. Uno ha llegado muerto y otros dos fueron lanzados al agua para alimento de los peces. No son los únicos, que ya se cuentan por miles los que han dejado en el Atlántico lo más preciado que tenías, la vida. Los efectos del nuevo año son por tanto los mismos efectos del año anterior, permaneciendo la indolencia de buena parte de los ciudadanos en "el ande yo caliente ríase la gente". Efectos que van alcanzando poco a poco a más individuos, al que sólo cabe un remedio: que decidan pronto los ciudadanos en su conjunto.

Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris