Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La parte por el todo   -   Sección:   Opinión

Feliz año en blanco

Óscar Arce Ruiz
Óscar Arce
domingo, 31 de diciembre de 2006, 01:50 h (CET)
Una hoja en blanco puede representar el infinito. Ante un escritor, antes que éste se decida a escribir la primera palabra del relato, se erigen incontables maneras de comenzar una historia, que se combinan con incontables maneras de continuarla.

Todo está permitido, aún no ha llegado la censura, todavía no conoce límites lo que pueda suceder. En ese momento el escritor es totalmente dueño de lo que escribe. Es libre para decidir qué palabras emplea, libre para colocar las comas, acaso para acortar los párrafos.

Es en ese momento en que lo que tiene de carnal la escritura se presenta ante el escribiente, con toda su crudeza, con la tremenda responsabilidad de asumir que el primer paso lleva al segundo y éste, inevitablemente, al tercero; hasta que el camino llegue a su fin.

La envidia que se pueda tener hacia los que crean historias, es que quizás esas historias son lo que nosotros quisiéramos para nuestra vida. El instante creador de personajes, de paradojas, de situaciones, de diálogos que expresan perfectamente lo que uno hubiese querido decir y no pudo. La envidia hacia el escritor reside en su potestad para crear historias a su medida.

Ese afán creador se nos presenta a nosotros mismos en los últimos días del año. La hoja en blanco del año que nace a finales de diciembre es demasiado llamativa como para no prestarle la atención que se merece. Hablemos de gimnasios, de utilizar la agenda de una vez por todas o de no mentir para salvar situaciones difíciles. Cualquier propósito cabe en la lista.

Quizás sea lo de menos que se cumplan o no las circunstancias para hacer de la intención un hecho. Es más urgente la necesidad de ordenar lo inconmensurable que se nos viene encima. Debemos levantar las manos para elegir entre las opciones que se alzan sobre nosotros y decir por una vez: ‘sí, esto es lo que quiero’.

Hay quien, por miedo a la hoja en blanco, no se decide a escribir nada en ella. Sólo vencer el pánico puede hacer que, esta vez sí, el año que empieza sea diferente al anterior.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris