Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Don Tancredo   CIS   Mascarilla  

Don Tancredo

A finales del siglo XIX surgió un personaje peculiar. Acuciado por la necesidad permanecía impertérrito ante el acoso de un morlaco
Manuel Montes Cleries
viernes, 22 de mayo de 2020, 08:07 h (CET)

Hoy me siento un “Don Tancredo”. Me encuentro en medio de la vorágine surgida de la pandemia y con las mismas carencias que aquel desgraciado personaje. Tengo miedo a la calle y a sus ocupantes. El “bicho” anda suelto y transportado por una serie de cafres que se han vuelto a adueñar de los espacios libres.

Los pertenecientes al “segmento de plata”, aunque de momento nos consideramos del “segmento de bronce”, estamos a merced de lo que los “expertos de turno” decidan hacer con nosotros. Lo dicen con medias tintas y, a veces con “tintas enteras”: no vale la pena tratarnos en caso de pescar el bicho. Como los antiguos ancianos pertenecientes a la civilización esquimal, se nos deja morir solos, en un rincón y sin derecho a funeral.

Ya se nos ha olvidado el papel que los jubilados representamos en la anterior crisis económica. Los mayores mantuvieron a su familia, la apoyaron con su esfuerzo y sus ahorros y consiguieron equilibrar una maltrecha economía.

Ahora no sucede lo mismo. El CIS acaba de descubrir que la economía está más boyante que hace dos meses. Las colas de los servicios sociales son una invención de los “reventadores”. La seguridad social se va a equilibrar con el montón de bajas de jubilados producidas en el último trimestre. Todo un logro.

Los jóvenes han descubierto que a ellos no les pasa nada. ¿Para qué ponerse mascarillas ni guardar distancia de seguridad? El mundo es de ellos y si el “bicho” vuelve a atacar… a ellos le importa un pito. No hay más que ver las imágenes de la playa de Pedregalejo y sus aledaños ayer.

Los políticos siguen alimentando la confusión con tal de salvar su escaño y su sueldecito. Los mayores, con caras de payaso, haciendo de Don Tancredo en medio del coso de la vida. ¿Qué les importa si nos coge el toro? Es cuestión de estadísticas. Mil muertos más o menos es lo mismo.

Los mayores seguiremos siendo sumisos, callados, obedientes. Iremos al médico cuando nos lo manden. O no iremos., si nos lo piden. Nos recetarán paracetamol y mucho agua por teléfono. Siempre será igual. Al final todos somos esquimales. Ancianos esquimales haciendo de Don Tancredo –con mascarilla, que hoy toca- en el ruedo de la vida.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Agua viva

Las personas que han perdido el sentido de la vida y la consideran un absurdo son las más propensas a suicidarse

Tic, Tac, Tic, Tac...

El populismo no perdona. Lo que antes fue humillación al contrario y odio aventado, hoy son lágrimas y va a ser sufrimiento porque esto no se acaba aquí

Los “redentores” de la España corrupta, dando ejemplo de corrupción

​“La política es el arte de servirse de los hombres haciéndoles creer que se les sirve a ellos.” Louis Dumur

La iniquidad de la memoria histórica

Si se es justo, ecuánime y equilibrado, hay que buscar la proporción entre todos los que sufrieron persecución viniese de donde viniese

Quiebra especulativa

La buena dialéctica sólo se entiende con la franca participación de todos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris