Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Del engaño a la mentira

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
sábado, 30 de diciembre de 2006, 12:28 h (CET)
Que el mal llamado “proceso de paz” era una ingenuidad o acaso algo peor de un Rodríguez Zapatero que, convencido de que con este proceso de negociación política lograría no sólo el Nobel de la Paz (premio al que se han presentado como candidatos otros grandes hombres de la historia de España, como Carod Rovira, y que ha sido otorgado anteriormente a “pacifistas” de la talla de Arafat o a grandes mentiras propagandístico-marxistas con patas, como la llamada Rigoberta Menchú), sino su verdadero objetivo, que no es otro que perpetuarse en el poder –y esto pasa necesariamente por la destrucción del único partido que es alternativa real de gobierno- es algo conocido por todos, aunque muchos traten de ocultarlo.

El que la ETA, que antes de iniciarse oficialmente el mal llamado “proceso de paz” –oficiosamente se iniciaba el diálogo, según algunas fuentes, mientras varias personas caían abatidas por las balas de los asesinos-, estaba más débil que nunca y condenada a la extinción, merced al Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo y a la política antiterrorista de firmeza y legalidad aplicada por el PP y apoyada por el PSOE bajo los gobiernos de José María Aznar, es algo que los españoles teníamos muy claro. Y es que si algo demostraron –sin dejar el menor resquicio a la duda- los gobiernos del Partido Popular es que para acabar con una banda mafiosa y criminal como es ETA no hace falta negociar absolutamente nada. Nada hay que ceder – y negociar siempre implica ceder- ante quien asesina, extorsiona, secuestra y tortura. Supongo que no es necesario añadir que el organizar grupos terroristas desde las cloacas del Estado es un crimen execrable que cometieron los gobiernos del PSOE mientras ZP no era más que un culiparlante muy silencioso que ocupaba escaño en el Congreso de los Diputados.

Atrás quedaron una decena de treguas decretadas en las últimas décadas por los del tiro en la nuca. Treguas trampa a las que siempre siguieron más muertes, extorsiones y secuestros. Atrás quedaron los fracasos de Argel o de Suiza –fracasos, por cierto, relatados a la opinión pública sin secretismo y casi en tiempo real- en los que, a diferencia de ahora, ni los gobiernos de Felipe González (acordada entre el gobierno y ETA) ni los de José María Aznar (apaño entre el PNV y ETA; no se olvide) negociaron políticamente nada con los terroristas. Las reuniones de Argel y de Suiza duraron un suspiro. “¿Qué queréis?” “Negociación política. Autodeterminación, Navarra y amnistía”. “No”. “Adiós muy buenas”. De todos estos fracasos aprendimos que para acabar con ETA basta con aplicar la Ley y el Estado de Derecho con firmeza y determinación. Esto parecía que lo teníamos todos claro. Todos menos los muchachos del “pacífico” Eguiguren y de ZP.

¿A qué se dedica, pues, el gobierno de ZP, que llevaría negociando ya oficialmente la friolera de ocho meses y extraoficialmente varios años? ¿De qué hay que hablar tanto tiempo con los de Txapote? ¿Qué son esas concesiones a las que siempre hacen alusión desde el entorno de ETA? ¿Por qué se oculta a la opinión pública lo que se habla con ETA?¿Por qué se pide por parte del gobierno “discreción”, o sea, silencio, cuando es algo que nos afecta a todos y que debería ser llevado con la máxima transparencia? ¿Dónde ha quedado aquello de "primero la paz y luego la política? Mentiras, mentiras, mentiras.

Pues bien, ahora ya no es que desde el PRISOE traten de vendernos lo necesaria que resultaría una cesión ante los terroristas. No es que sigan, que siguen, acusando de "no querer la paz" a todo aquél que se opone a los enjuagues con los etarras, víctimas de ETA incluidas. No es que contrapongan la palabra paz a la palabra guerra -¿cuándo se declaró esa guerra que dio lugar al proceso de “paz” y qué dos ejércitos se enfrentan en ella?-. No es que intenten engañarnos al afirmar que no hay cesión política que valga… porque... ¿qué creen sinceramente, queridos lectores, que sería de Navarra si UPN no revalidase su mayoría absoluta? ¿Cuánto tardaría el PSOE en firmar una alianza con PNV, comunistas y batasunos para actuar en contra del deseo mayoritario de los navarros? ¿Es que no es una cesión acaso el numerito organizado por los socialistas de ZP en el Parlamento Europeo que dividió a la Eurocámara y que fue la cesión a ETA de una de sus reivindicaciones históricas? ¿Es que no es una cesión tras otra lo de la Fiscalía General del Estado de Cándido, convertida en una especie de defensa de los malhechores? ¿Es que no es ceder el que el propio Presidente del Gobierno diga lo de que “habrá que respetar la decisión de los vascos”, eufemismo utilizado desde hace años por los miembros de Batasuna/ETA para referirse a la independencia? ¿Es que no es una cesión que se permitiera al ahora desaparecido PCTV participar en las elecciones vascas? ¿Es que no es una cesión que el Presidente del Gobierno tilde al etarra Otegui de “hombre de la paz”?.

No. Ahora ya no sólo tratan de anestesiar a la ciudadanía con sus mentiras con el fin de imponer su macabra alianza y llevar a cabo su segunda y alucinada Transición, que implica la legalización de ETA, convertida en socio de la izquierda y la destrucción del centro-derecha. No. Es que ahora nos niegan, tratando de engañar, que lo de ETA robando pistolas secuestrando para ello a una madre con su bebé durante horas o lo de los zulos etarras para esconder kilos y kilos de amonal –sustancia utilizada habitualmente por ETA en sus explosivos-, sea para cometer atentados. Según el Gobierno cuando una banda terrorista roba pistolas, chantajea a empresarios, hace pruebas con coches que aparecen quemados en el sur de Francia o monta zulos con explosivos no es porque, aprovechando la estupidez del gobierno, se esté rearmando. No. Debe ser que son las bombas de la paz. De la paz de ZP.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris