Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Sexualidad   -   Sección:   Revista-zonajoven

Amor y sexo

David Laguía
Redacción
domingo, 31 de diciembre de 2006, 23:00 h (CET)
El amor y las relaciones sexuales no suponen una unión necesaria, así perfectamente se puede tener una relación con otra persona sin estar enamorado, o se puede amar a una persona sin haber mantenido sexo en ningún momento. No obstante, la moral occidental suele considerar que el sexo sin amor no es completo. ¿Por qué? Si son cosas distintas, ¿por qué nos empeñamos en mezclarlas?

Durante nuestra vida podemos considerar que tenemos dos opciones de vida sexual. La primera, y que se ha tratado de inculcar por parte de la civilización occidental (sobre todo por la Iglesia católica), consiste en la represión del placer y su reducción a la vida matrimonial, es decir la monogamia. En este caso se trata de explicar que sólo el sexo con amor provoca satisfacción. Sin embargo, en un matrimonio puede acabarse poco a poco ese amor y, por lo tanto, si las relaciones se limitasen al matrimonio (o a la pareja, porque es obvio que la mayor parte de las parejas no esperan hasta casarse) esa sensación de satisfacción completa sería imposible con esta persona hasta encontrar otro idilio. Por cierto, cabe recordar que la mayoría de procuradores de estas ideas se afanaban en divertirse con multiples bacanales y orgías donde casi todo valía.

Por otra parte, podemos elegir una vida libre en ese aspecto con múltiples experiencias. Algo, que pese a seguir sin contar con un visto bueno por el grueso de nuestra sociedad, es cada vez más habitual. Muchos jóvenes salen cada noche en busca de un “rollete”, o pretenden echar una “canita al aire”. También lo hacen algunos no tan jóvenes, aunque su intención es hacerlo con más sigilo. Esta postura, que a algunos les parece detestable, debería ser tan respetable como la anterior. Y esto tanto para los que tienen pareja como los que no. Mucha gente puede buscar en su pareja estable la relación sexual perfecta, pero no encontrarla, y sin embargo saber que no va a poder a amar a otra persona más de lo que ama a su actual pareja. ¿Qué debe hacer? ¿Recluirse a esta persona sin poder tener una mejor vida sexual, o abandonar a la persona a la que más quiere en el mundo? ¿Acaso no podría combinar ambas situaciones? A mi parecer, sí. Pero, por supuesto, con el visto bueno de la pareja, porque si no la situación se convertiría en una absoluta falta de respeto.

Con todo esto no quiero convertirme en el defensor del sexo sin amor. Creo que ambos sentimientos se pueden combinar, pero no lo considero esencialmente necesario para conseguir una vida sexual saludable. Una relación sexual puede ser totalmente positiva haya o no haya amor entre los participantes. No obstante, el amor es una sensación que en sí misma es incomparable con el sexo, puesto que otorga un mayor nivel de felicidad y estabilidad, que con solo la actividad sexual no se puede alcanzar. Aun así es invetibale que todo el mundo quiera aunar ambos conceptos en una misma persona. Enhorabuena para los que lo consiguen.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris