Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Revista-teatro

Etiquetas:   TEATRO CRÍTICA   -   Sección:   Revista-teatro

La Fura sobre el mar

Rafaela Rivas
Redacción
jueves, 28 de diciembre de 2006, 19:36 h (CET)
Después de 27 años de espectáculos y éxito reconocido a nivel internacional La Fura dels Baus ha demostrado ser, sin duda alguna, uno de los referentes más consolidados e importantes de la cultura catalana.

Millones de espectadores de los cinco continentes que los han visto actuar son testigos de la historia de una de las compañías más importantes de nuestro país. Ahora, La Fura quiere compartir con su público todo el trabajo realizado y lo hace con una muestra que ya se presentó en el pueblo de Moià en el año 2004, pero ahora ampliada con más elementos escenográficos: “La Fura dels Baus 1979-2006: Del terròs al naumon”. Esta muestra presenta escenografías de los diversos espectáculos que ha organizado la compañía y lo hace en un escenario inmejorable: el Naumon, el barco insignia del grupo que está amarrado en el Moll d’Espanya del Port Vell de Barcelona (justo delante del IMAX). Desde el pasado mes de diciembre y hasta el 7 de Enero el público podrá disfrutar de una exposición que incluye además videoproyecciones a la carta de los diferentes trabajos audiovisuales realizados por la compañía.

No es un barco cualquiera



Pie de foto


El barco Naumon es uno de los últimos “macro-proyectos” de la compañía. La idea empezó a gestarse el año 1992, cuando una nave con ruedas simulaba una navegación en el estadio Lluis Companys de Barcelona, durante la inauguración de los Juegos Olímpicos de Barcelona. Once años más tarde La fura hacía realidad su sueño con un barco auténtico de 1.100 toneladas, el Naumon, una vieja embarcación noruega del año 1964 convertida en un centro cultural flotante donde la Fura crea y produce espectáculos y los lleva alrededor del mundo.

Desde su amarre oficial en diciembre del 2003 en el Port Vell ha navegado 14.000 millas y ha visitado más de 30 puertos del mar Mediterráneo y del océano atlántico, con espectáculos, exposiciones y talleres culturales. Casi medio millas de personas han podido ver la nave y sus espectáculos en diferetens paises y ciudades como por ejemplo Barcelona con motivo del Fòrum de les Cultures 2004, Génova en la Capital Cultural de Europa 2004, en la Bienal de Cultura de Venecia, la Vuelta al Mundo de Vela de Galicia o el Festival de Teatro del Líbano.

Uno de los últimos espectáculos realizados por La Fura dels Baus utilizando como escenario el Naumon ha resultado ser impactante no sólo visualmente sino conceptualmente, sobretodo si tenemos en cuenta que el proyecto ha sido preparado por un equipo de 48 alumnos de la “Casa de Oficios del Espectáculo 2006” del programa de Barcelona Activa. Durante dos meses, y en el marco de un taller para formar a jóvenes en paro y con especiales dificultades de inserción laboral en oficios de las artes escénicas, La Fura dels Baus se ha convertido en un equipo de docentes y el barco Naumon la escuela donde se han estado formando jóvenes entre 16 y 25 años en los oficios de Dj’s, video-dj’s, ayudantes de producción, técnicos de luz y sonido y regidores de escena.

Se trata del espectáculo Pau Nau Món, representado el pasado 16 de diciembre en el Port Vell. Un espectáculo al aire libre para todos los públicos que tuvo como escenario principal el barco, sobre el que se iban mostrando uno a uno una serie de elementos escenográficos entre los que destacaron una esfera voladora de 6 metros de diámetros formada por 60 actores trapecistas que representaba al planeta tierra y dos marionetas gigantes de 10 metros de altura que tenían la capacidad de transformarse en hombre o mujer o en niño o adulto de cualquier raza. La primera de estas marionetas se llama “Dai” (de Daimon) y es de naturaleza claramente depredadora pero con una alta inclinación al instinto de procreación y al de supervivencia. La segunda se llama “Tamor” (de metamorfosis) y representa la fuerza de transformación y mutación de las especies. El resultado no podía ser otro: innovador e impactante, siguiendo la línea de La Fura.

Pero, ¿por qué un barco? Tal y como señala Carles Padrisa, director artístico de La Fura dels Baus, “el barco nos devuelve a nuestros orígenes, a esa idea de flotar durante nueve meses en el vientre de nuestra madre”, con el barco cambia la percepción de los espectáculos, los sentimientos, porque nos recuerda lo bien que estábamos en el vientre materno. Por otro lado no podemos olvidar que este barco destinado al desguace ha terminado siendo un centro de intercambios cultuales, un gran elemento que llega a un puerto y la gente puede entrar en él, visitar exposiciones, ver espectáculos...¡Grandes acontecimientos que de otra manera sería muy difícil mostrar! Así que no perdáis la oportunidad de formar parte de la historia cultural de nuestra ciudad.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris