Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   -   Sección:  

Años Nuevos

Años Nuevos
Redacción
martes, 26 de diciembre de 2006, 23:02 h (CET)
Navidad. En principio no quería escribir el artículo de este mes sobre el manoseado y desgastado tema de la Navidad, pero inevitablemente, y por cosas de la vida, la primera palabra que debo escribir es la última con la que deseaba empezar.

Navidad. De nuevo, otra vez, incansables los anuncios, la misma música, la estrategia desgastada para vendernos ese bombón, y ante todo un nuevo año, que sin casi darnos cuenta, irá acercándose cada día algo más.

Es ahí dónde realmente quería llegar. Al año nuevo. La cena de Nochevieja siempre me ha parecido el caldo de cultivo perfecto para que la gente empiece a programar, en voz alta, lo que va a hacer en el próximo año. O lo que va a dejar de hacer, que aún es mejor. Normalmente, este tipo de promesas llega después de las uvas, lo que hace pensar en una posible correlación entre el efecto del cava y las promesas de sobremesa.

Aunque, y según lo que estoy viendo este año, la gente ya empieza a adelantarse incluso antes de poner la mesa. El otro día, sin ir más lejos, una conocida me hablaba sobre los cursos a los qué quería apuntarse a partir de enero. Era tal la cantidad de actividades a las que iba a someterse, que me entraba vértigo pensar, aparte del componente económico de tanto estrés, en el emocional. ¿Cursos de método Pilates, Yoga o Biodanza? ¿Clases de inglés, francés, ruso y chino? ¿Conferencias y jornadas sobre el Psicoanálisis Freudiano? Caminando para casa, media hora después, me preguntaba en qué habíamos convertido conceptos tan sencillos como el tiempo libre.

En diferentes momentos de la vida, uno necesita adornar su yo para sentirse, de alguna manera, vivo, integrado, seguro. Nos aferramos a las ofertas que nos invaden. Es cierto. Necesitamos nuevos estímulos para seguir sintiéndonos nuevos. Pero, realmente, ¿qué importa más, la calidad o la cantidad? Todo el mundo contestaría que, sin duda, la calidad siempre prima sobre la cantidad.

No obstante, si buscamos en nuestras costumbres, en nuestro día a día, en nuestras casas o en nuestros armarios, todo está lleno. Repletos de ropa, de zapatos, de fotografías, de libros, de intenciones y de sueños.

Todo eso hace que, de alguna manera, vayamos acumulando un montón de expectativas sobre nuestro yo que, finalmente, nunca acaban por cumplirse. Por lo tanto, algo dentro de nosotros aún se siente vacío, desubicado y ausente. Al llenar nuestro tiempo libre con esos grandes mantras, sabiendo que la mitad desaparecerán al día siguiente, se crea un gran desajuste entre lo real y lo ideal.

Al pasar los años, esa diferencia entre lo qué habíamos planeado y lo que finalmente obtenemos, hace que abramos los ojos y veamos que de todos esos trastos acumulados en cada uno de los rincones de nosotros mismos, sólo sirven unos pocos.

Entonces, ¿debemos dejar de tener expectativas? No. Debemos dejar de acumularlas; y seguir principalmente con aquellas ideas que sabemos que van a cambiar algo en nuestra vida y que van a cambiar lo que queremos y necesitamos cambiar. Así, dejaremos de ser adornos de Navidad durante no sólo la Nochevieja, sino durante todo el año. Feliz año nuevo.

Noticias relacionadas

De Guindos niega que la sombra de la financiación ilegal ponga en riesgo al Gobierno

Sostiene que la publicación de los papeles no afectará a España en los mercados

Solana espera que la trama Bárcenas no haga caer al Gobierno

El exministro socialista es partidario de que se produzcan dimisiones cuando hayan imputaciones

Rajoy abandona la cumbre europea sin articular palabra sobre Bárcenas

Ha pedido esperar a la rueda de prensa posterior al Consejo europeo

El estado de salud de Mandela es "crítico"

Los médicos califican de falsa las noticias de un supuesto infarto

El Gobierno reabre la plaza Taksim tras el violento desalojo

La Policía impide todavía el tráfico rodado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris