Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Crítica concierto   -   Sección:   Música

Profeta en su tierra

Patxo Palacios
Patxo Palacios
miércoles, 9 de mayo de 2007, 23:00 h (CET)
Todo salió bien... por la boca triunfó el pez.

Fito y los Fitipaldis ofrecieron un multitudinario concierto en Barakaldo el pasado viernes en Barakaldo. 19.000 incondicionales abarrotaron un perfecto escenario como el Bilbao Exhibition Center y demostraron de principio a fin su entrega a Fito Cabrales y su troupe. De los 19.000, por cierto, solo 1.500 invitaciones. Por la tribuna pudimos observar a algunos miembros de la élite bilbaína, por cierto, pero no se respiraba glamour petardo, sino complicidad y buen feeling con la banda y su sonido.

Precedió a Fito y su banda, sus amigos de 'Hash', una banda portugaluja que interpreta rock sudista y 'Los Zodiacs', grupo de Getxo, pero emigrados a la capital, donde acaban de lanzar su tercer disco, con aires a Elvis Costello. No defraudaron, pero la masa quería a su banda.

Hacia las 22.40, con un leve retraso, las luces se apagaron y una efectista y original proyección de dibujos animados en las pantallas presentó a la banda (a cargo de Big Bad Voodoo Daddy).

El concierto empezó a ritmo de blues y rock urbano, abordando 'por la boca muere el pez' en la tercera canción de la noche. El público estuvo entregado de principio a fin, acompañando casi todos los temas, que fueron cayendo uno tras otro, sin apenas interrupciones.

'Polako', el manager de Fito, comentaba antes de empezar, entre nervioso y simpático, que se había vendido todo el cargo en taquilla y que con esta entrada, le importaba menos pagar el 10% a la SGAE. No quería que fallase nada, vistos los problemas de sonido que hubo en el macroconcierto que dio Fito en Bilbao durante la Aste Nagusia (al aire libre) y a fe que nada chirrió; la puesta en escena y el sonido fueron perrfectos toda la velada y el orden y los temas que Fito Cabrales eligió para ir desplegando su amplio repertorio fueron lógicos y variados.

Con dos bises (y medio, prácticamente), el bilbaíno dio muestra de su entrega en el escenario y el público -entregado en todo momento- correspondió en igual medida. No falló nada, la organización -impecable- controló todo el recinto perfectamente y nadie dio la nota negativa.

El concierto deparó hasta momentos para salirse del guión y así, la banda tocó alguna versión de Barricada, Secretos, Rebeldes y un precioso tema de Extrechinato (que no fue muy celebrado por la masa, por cierto). Entre estos temas cabe reseñar la no inclusión de tema alguno de 'Platero y tú'. Habrá que preguntarle a Fito el por qué, no aventuremos razones.

En definitiva, dos horas y pico de rock and roll urbano, que congregó un auditorio absolutamente heterogéneo, en sexo, edad y condición, que lo pasó pipa. Hubo igualmente una parte venida de fuera (Barcelona y Madrid sobre todo) donde Fito y Fitipaldis cada vez tienen más adeptos.

Noticias relacionadas

Saratoga lanza su nuevo trabajo "Aeternus"

Tras finalizar la gira conmemorativa por el 25 aniversario de la banda, Saratoga publica su nuevo disco

Zahara lanza 'Astronauta', su nuevo disco

Canciones envueltas en una atmósfera cósmica

Jazzmadrid18 muestra las claves de este género musical en varias conferencias gratuitas

El ciclo, que incluye seis ponencias, está impartido por prestigiosos teóricos y críticos del jazz en nuestro país

Jazzmadrid18 inicia su andadura mañana con el concierto de Art Ensemble of Chicago

Del 6 al 30 de noviembre con más de un centenar de actuaciones musicales

Ciclo de músicos españoles en Colombia

La presentación oficial del ciclo tendrá lugar el día 7 de noviembre
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris