Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

En un futuro próximo

Antonio García-Palao
Redacción
martes, 26 de diciembre de 2006, 10:07 h (CET)
En un futuro próximo, barbaridades tan atroces como las que están ocurriendo en tantos lugares de España, donde seres humanos celebran sus fiestas torturando a un animal cuya única culpa ha sido nacer rumiante en este cruel país, harán remover la conciencia de los poderes del Estado.

Ese día se prohibirán tajantemente estos infames espectáculos que denigran al ser humano. Ese día se sentirán muy tristes y avergonzados todos los que miraron en otra dirección, los que comerciaron con el sufrimiento de los animales, los que pasaron las tardes de fiesta en los anacrónicos y perversos anfiteatros de la muerte.

Es absolutamente imperdonable que los Césares del Estado moderno no se atrevan a detener la actividad cruel de los cobardes gladiadores actuales. Es intolerable que los altos mandatarios de este país no impidan el acto perverso de acorralar, acosar y ensartar con espadas, lanzas, picas y banderillas arponeadas a un animal inocente. Su cobardía no tiene parangón.

¿Pero es que aquí nadie reflexiona?, ¿es que aquí nadie oye los gritos de dolor? ¿es que aquí nadie demuestra algo de sensibilidad por la naturaleza?. ¿Pero es que hemos perdido la humanidad?, ¿hemos perdido la vergüenza?, ¿la estupidez nos ha convertido en cobardes?, ¿es que ya sólo importa el hedonismo más vulgar?, ¿es que sólo promociona hasta lo más alto el populismo y la connivencia con la crueldad?, ¿es que seguimos en la edad media cultivando la tradición más vergonzante?. Me pregunto qué ocurre para que nadie se mueva de su sitio sin permiso del poder económico y mediático que se enriquece con la incultura.

Es posible que el sistema educativo haya fracasado. ¿Es que ya nadie recuerda a Cicerón, Voltaire o Schopenhauer?. ¿Dónde queda el legado de Platón, de Ovidio o de Kant?, ¿dónde las palabras de Ghandi, de Buda o de Cristo?

Por suerte hay una parte de la sociedad que no está dispuesta a claudicar ante la decadencia. Hay nuevas generaciones y también viejas voces que madrugan para defender al débil, para denunciar el abuso y la ignominia, para dolerse con el torturado y para rescatar las palabras de los padres de la filosofía.

Será gracias a ellos y a nadie más que la razón triunfe. Será gracias a estos héroes, que podamos mirar de frente a la vida con esperanza y con amor. Será gracias a ellos que llegará, sin duda, este brillante y anhelado futuro próximo.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris