Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

La señora Montero debiera bajarse de su pedestal de humo

“Donde hay soberbia, allí habrá ignorancia…” Salomón
Miguel Massanet
jueves, 4 de diciembre de 2014, 08:23 h (CET)
Cuando un profesional se equivoca una vez nadie se lo toma en cuenta; cuando lo hace dos veces los hay que empiezan a fruncir el ceño, pero cuando, una persona que tiene a su cargo un programa de la duración de “Las Mañanas de la 1”, lo hace con una cierta habitualidad y, por añadidura, se enfada cuando los medios de comunicación se lo toman en cuenta; amenaza con represalias judiciales y pretende acallar a todos aquellos que han decidido que, el espacio que dirige en la 1, le viene ancho; que está dando demasiadas muestras de incompetencia y que, para añadir todavía más motivos de ser criticada, pretende estar en condiciones de dirigir a personas, colaboradores, periodistas o invitados a su programa; adoptando un aire condescendiente, como el de aquella persona que domina el tema y que está en condiciones de superioridad sobre los demás, apostillando, rectificando o emitiendo opiniones de su propia cosecha que, en muchas ocasiones, no tienen otro efecto que el de dejarla en ridículo y demostrar su incapacidad para el trabajo que se le asignando ¡Dios sabe a través de que milagrosos apoyos!; entonces, señores, debe asumir con humildad las críticas a las que se expone cualquier persona pública, cuando su forma de actuar no es bien recibida, al menos, por un número importante de la audiencia de la Cadena Pública de la TV.

Esta señora que se considera a sí misma como la pura imagen de la belleza, quizá se la pueda considerar como un paradigma de lo que se pudiera considerar como la causa más clara de discriminación que tanto se utiliza en todas las cadenas televisivas, consistente en que, para ser presentadora de programas, ocupar un espacio en los telediarios o tener un lugar destacado en los programas de entrevistas y tertulias televisivas, más que una persona inteligente, bien preparada, con un amplia cultura y capaz de asumir con serenidad los posibles conflictos que pudieran surgir en su programa; optan por escoger a las más guapas, las que tienen mejor figura y salen más favorecidas ante las cámaras. Nadie pondría la menor objeción a que, entre las que reunieran tales cualidades, como un plus más a tener en cuenta, se pudiera escoger la más guapa de las aspirantes. Pero no suele ocurrir así y, como es el caso de la señora Mariló Montero, a la que nos estamos refiriendo en este comentario, se suele prescindir de aquellas cualidades más fundamentales para dirigir un programa, de la responsabilidad de un programa matutino, en las horas centrales de la mañana, aquellas que más se debieran valorar, para caer en lo que se podría calificar como “machismo descarado” optando por la solución de dar prioridad al aspecto físico sobre el intelectual de la candidata.

En ocasiones nos sorprende como, los habituales participantes en programas de opinión, personas profesionales conocidas por ser reconocidos personajes del periodismo, la justicia, las letras u otras profesiones, se dejan guiar por una persona en la que las carencias culturales, al menos a nuestro criterio, no dejan de ser evidentes para cualquiera que la escuche o la vea actuar, con el mismo desparpajo con el que se suelen comportar aquellos a los que hacer el ridículo les trae sin cuidado. Hace mal la señora Montero en pretender solucionar lo que resultan cómicas equivocaciones o muestras de inexperiencia, acudiendo a los tribunales, para intentar que le den la razón; máxime cuando, hoy en día, en España, la libertad de expresión se ha consolidado como un derecho constitucional, que avala la opinión libre de las personas mientras se mantenga en los límites de la corrección y no invada las demarcaciones de la intimidad de las personas. Pocos éxitos y si muchos dispendios le auguro a la presentadora del programa matinal de la TV1, en esta faceta jurídica.

El que la señora Mariló Montero sea protagonista, más veces de las que ella quisiera, de esto que, empleando esta horrible expresión en inglés, (fruto de la permisividad de la RAE con tantos anglicanismo, que ella misma ha incorporado a nuestro diccionario, cuando la mayoría de ellos tendría una fácil traducción a nuestro idioma), el trending topic ( algo así como “el momento de máxima popularidad”) a causa de sus equivocaciones a lo largo de su intervención televisiva; no se lo puede achacar a los que toman nota de ellas para después comentarlo, porque forma parte de la labor de información de los periodistas y comentaristas de la actualidad. Si ello no le gusta, o se siente acosada o cree que hay una conspiración para criticarla no tiene otra cosa que hacer que repasar sus programas, fijarse en sus actuaciones y tomar nota del número de veces en los que ha dado motivos para que, sus palabras, expresiones o juicios, hayan causado la sorpresa, la risa o la carcajada de la audiencia. Seguramente, si sí lo hiciera, se acabaría de dar cuenta de que existen motivos suficientes para que se la critique.

Una señora que percibe los emolumentos que ella recibe, como le pasa a la señora Campos de TV5, debe saber a lo que se expone si ha querido hacerse cargo de un programa de la extensión del suyo y las diversas facetas de las que está constituido; no puede recurrir al victimismo hablando de “linchamiento irracional y deplorable” cuando las causas del mismo son hechos, actitudes o expresiones, usadas por ella, las que han dado lugar a él. Sin duda que, con ello, muestra debilidad y, para cualquiera que la escuche, lo primero que se le ocurrirá es que estos lamentos no son propios de una mujer libre y realizada que quiere luchar por un puesto en el “mundo de los hombres”, sino más bien una pataleta de niña mimada que no sabe encajar las críticas de los demás.

Y es que, la señora Montero, es protagonista de una infinidad de anécdotas, errores, equivocaciones y meteduras de pata que, como era de esperar, han constituido la comidilla de los medios de comunicación y el motivo de cuchufletas entre sus propios colegas. Y, si para muestra basta un botón, la última de sus curiosas expresiones, ha tenido lugar cuando, en su programa de la TV1 se analizaba el libro Guía contra el bullyng homofóbico (Una obra especial para los profesores para prevenir y evitar el acoso escolar) La señora Montero, en un arrebato de perspicacia, hizo uno de los comentarios más “inteligentes” cuando dijo: “Quien más sufre la homofobia son los gays, lesbianas, transexuales y bisexuales” ¡Pues, si señora, porque los heterosexuales difícilmente pudieran sufrirla! O dicho en otra forma: “es una verdad de Perogrullo que a la mano cerrada le llama puño” Es hasta gracioso y si ella se lo tomara así, soltando una carcajada, puede que hasta simpático. Pero el exceso de incurrir en tales errores, el no querer reconocer que se equivoca con demasiada frecuencia y el encastillarse como hace ella, en pretender defender su “dignidad mancillada” cuando no hay nada de esto, resulta aún más absurdo y poco inteligente.

Todavía no sabemos como (esperamos que el nuevo director del ente tome medidas) la dirección de la cadena no ha entendido que las gracietas de esta señora y su forma de comportarse en el espacio que dirige, lo que hace es deslucir, desmerecer y quitarle seriedad a una parte esencial de la programación de la cadena, que se merecería que lo presentara alguien con más fuste, preparación y responsabilidad, aunque su aspecto externo no fuera el de una starlet de Hollywood. O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, vemos como nuestra televisión pública malgasta los millones en mantener a un personal que en nada contribuye a prestigiar el ente.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Erradicar el virus

“Ni hierba en el trigo ni sospecha en el amigo” Autor Desconocid

Dinamitar para perseverar

“Muchísimo cuidado con quién pacta el PSOE, que los que han fusilado nacionalistas en la historia de este país, nos han fusilado a los progresistas también”

Más de 700 artículos

Escribir es un puro disfrute para la mente

Cuando los golpistas hablan de golpe de Estado

“¡Ahí está el detalle! Que no es ni lo uno ni lo otro sino todo lo contrario” Mario Moreno “Cantinflas”

Mayor toma de conciencia

Hay que educar para el respeto. Solo así podremos convivir
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris