Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Desencuentro en Moncloa

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
martes, 26 de diciembre de 2006, 10:02 h (CET)
Estoy seguro que muchos sospechábamos el resultado de la reunión: más discrepancias, menos acercamiento, invariables planteamientos por las partes ante las acciones sobre o contra la banda, más recelo entre Zapatero y Rajoy, mayor incertidumbre y gran frustración para los más optimistas.

Lo que ha llamado la atención ha sido la gran discrepancia entre la vicepresidenta y Mariano Rajoy. De un mismo planteamiento no puede haber tanta divergencia, salvo que exista mala fe en alguna de las partes explicadoras. Para Zapatero la foto era muy importante y, de no haberse producido, su imagen de incompetencia se hubiera acrecentado. En un sector de la sociedad española no se concibe que el presidente sea incapaz de implicar al PP en los grandes temas de Estado; hasta en Europa empieza a ser preocupante la distancia que se está generando en la política española. Y es que a medida que los nacionalismos cobran protagonismo, el ‘veneno’ se extiende más y más; aunque, por suerte, el afianzamiento de la democracia española nunca podrá derivar en una ruptura o balcanización.

Rodríguez Zapatero ha visto frustradas sus iniciales perspectivas y el presidente de la oposición se ha llevado a casa la maleta con la que llegó a la Moncloa, ni un dato más ni un dato menos: Batasuna debe ajustarse a la ley de partidos, desaparición de la violencia callejera, rechazo de la mesa de partidos y desprecio hacia la actitud blandengue del fiscal general del Estado hacia ETA y su pendenciero entorno. Poco deberá esforzarse el Gobierno si se ajusta a la ley, pero en el camino impera la duda, mucha duda, demasiada polvareda que impide ver con claridad y sospecha, mucha sospecha hacia un Gobierno dividido, mal asesorado y negativamente predispuesto a salir del atolladero.

Rajoy no parece alejarse de sus credos iniciales. Sus planteamientos entran dentro de una lógica: ni el fiscal general del Estado debe de dejar de cumplir con su cometido, ni las mesas prometidas por Zapatero tienen sentido, toda vez que en democracia existe un parlamento. Como no tendría sentido que un grupo de ciudadanos pidiera una mesa de partidos o de ciudadanos para otros muchos temas; aunque razones hay, por cierto. Sobrarían los representantes del pueblo y caeríamos en un burdo asamblearismo, más propio de la inmadurez política que de la eficacia.

Tanto Zapatero como Rajoy han cubierto el expediente. Se van de vacaciones con los principales problemas sin resolver, aumentando la desconfianza entre ellos, generando más incertidumbre entre la población, dando una imagen vulgar de improvisación y aumentando el credo ciudadano respecto a que ni uno está preparado para estar más tiempo en la presidencia del Gobierno, ni otro da la talla para ejercer el control al Gobierno desde los bancos de la oposición. No es de recibo tanta irresponsabilidad política, como no lo es tanto desprecio al ciudadano. A todo ello hay que añadir el piñón fijo de Otegi, motivo por el que es urgente un entendimiento en el seno de la ley de partidos y por las libertades.

Claro que, por si el nulo resultado de la reunión en la Moncloa hace daño al ciudadano responsable, ‘sueltan’ a doña Cristina Narbona -- ¡Qué simplona, Narbona! -- para que entretenga bellaca y burdamente al personal. Y ya lo creo que ha cumplido con su pretensión. Los medios han dedicado tanto espacio al tema de las corridas de toros que la idea no parece improvisada. Ni que decir tiene que entre el ciudadano medio ha tenido más repercusión la vulgaridad taurina de doña Cristina que el encuentro Monclovita.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris