Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Un lugar llamado desarrollo   -   Sección:   Opinión

Vivir en el presente ¿es posible?

Consejos para vivir en el presente
César Piqueras
@cesarpiqueras
miércoles, 3 de diciembre de 2014, 09:48 h (CET)
Más allá del presente ¿qué nos queda?, ¿en cuántas ocasiones tenemos ganas de que pase este momento?… En este post me gustaría hablar sobre eso que todos tenemos y que muy pocos llegan a disfrutar, el presente, el ahora. Vivir en el presente no es tarea fácil…Si observamos a cualquier animal, nos daremos cuenta de que vive en el presente. De que no tiene expectativa sobre el futuro, sobre lo que hay que hacer después. No sé quien dijo que los seres humanos somos los seres más evolucionados, cuando en realidad nuestros días se llenan de preocupaciones y lamentos.

La urgente necesidad de vivir en el presente
¿Porqué nos gustan tanto los perros y los gatos u otros animales? (a mi mujer le gustan todos). En realidad es porque ellos sí que son felices, sí que viven en ese presente que también a nosotros nos gustaría atesorar, si no fuera por… todo lo que hay que hacer… la reunión que tengo en un par de horas… lo larga que se está haciendo la semana….etcétera…

El presente escapa de nuestras manos como granos de arena de playa
Durante muchos años Belén y yo hemos ido de vacaciones a la Sierra de Urbasa (en Navarra y Euskadi), dónde además de encontrar miles de cabezas de ganado, ovejas, vacas y caballos, aprovechamos para descansar y estar todo el día tratanto de sintonizar con algunos de estos animales, en concreto los caballos. Te das cuenta, cuando pasas el día junto a las manadas de caballos de cómo es su realidad, de cómo es su presente…

Se intuye felicidad, ninguno de ellos piensa en el futuro, todos pastan durante todo el día. A lo mejor hay una gran pelea entre los machos de una manada y al segundo están pastando en la hierba como si nada hubiera pasado. Los humanos seríamos incapaces de comer después de una discusión acalorada. Y sin embargo los caballos se enfrentan unos a otros (con violencia por cierto) y al segundo a pastar plácidamente… admirable.

El futuro y el pasado tiran de nosotros como si fueran dos pesados barcos cada uno en dirección contraria, nos impedimos disfrutar del ahora, mecernos en las suaves aguas de este mar de silencio, que muchas veces está a nuestro alcance y que pocas veces alcanzamos.

El gran maestro Eckhart Tolle, cuyos libros te recomiendo, tiene un pequeño librito llamado “Los guardianes del Ser” (será uno de los regalos de Navidad de mi hermano… no digas nada, jeje). En este libro hubo una imagen que me encantó (casi todas me chiflan):

Había un perro paseando por el campo con su dueño. El dueño se preguntaba “¿Qué hora será?. Y el perro pensaba “Ahora, ahora, ahora, ahora…”

Los animales no entienden de otro instante que no sea el ahora. Quizás por eso nos gustan tanto los animales, porque los envidiamos de alguna forma. Un gato puede estar toda la tarde tumbado en tu sofá siendo feliz mientras tú vas como pollo sin cabeza tratando de solucionar problemas que tú mismo/a te has creado.

También por eso nos gustan tanto los deportes de aventura, es difícil no estar en el presente cuando los practicas.

Y también porqué no, el orgasmo es una sensación tan adictiva, nos conecta con la plenitud, con un presente del que no puedes escapar…

Ahora escribo, ya son las 6:52, pienso en mi día de hoy. Empiezo a planificar, a escaparme del presente… Soy bastante incapaz de mantenerme conectado a la sensación de escribir durante varios minutos seguidos, sin que no tenga la necesidad de irme a lo que vendrá después, a lo que tengo que preparar antes de salir, a los emails por contestar antes de irme. Como decía en otras ocasiones, la meditación me ayuda, pero no es un arma infalible. Puedes estrar veinte minutos sentado meditando sin conectar contigo.

Cuando voy al monasterio de Poblet, pregunto a alguno de los monjes cómo está, si tenemos la ocasión de cruzarnos en algún momento. Ya son varios años estando por allí y nos vamos conociendo. Me sorprende la respuesta casi siempre. Recuerdo, en mi último paseo por la muralla la respuésta de uno de ellos: “aquí vamos, respirando”. Claro, cómo no había caído!.

Si este monje me preguntara a mi como estoy, enseguida me iría a contarle todos los proyectos en los que ando metido, lo que tengo por hacer, lo que hice… pero no se me ocurriría decirle “respirando”… ¿Puede haber algo más del presente que respirar?

La respiración es un arma muy poderosa para vivir en el presente, por eso en la meditación es la herramienta clave, nos conecta con nosotros, nos ancla al ahora, nos permite sentir, y disfrutar de la experiencia de estar vivos.

¿Cuántas veces al día eres consciente de que respiras?

Cuántas más veces lo seas, tanto mayor será tu conexión con el presente.

Que tengas un gran día, mejor dicho, que disfrutes de este ahora.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Crisis política catalana

Las medidas aprobadas irán al Senado y se verá lo que sucede

Dos peligros al acecho: elecciones y contagio prematuro

“La verdad se fortalece con la inspección y con el examen reposado; la falsedad se aprovecha de la prisa y de la indecisión” Tácito

A vueltas con nuestra democracia

Unas modestas reflexiones sobre el poder y las leyes

Quien deja de aprender no puede madurar espiritualmente

¿Por qué y para qué hago esto y lo otro?

¿Llama la muerte a la puerta?

La muerte es un problema que preocupa pero que no se le encuentra solución
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris