Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Rusia, UE y desarrollos nucleares iraníes

Piotr Goncharov
Redacción
lunes, 25 de diciembre de 2006, 15:01 h (CET)
La votación en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre el proyecto de la resolución relativa a Irán está fijada para el 24 de diciembre próximo, la Nochebuena.

Mientras tanto, los embajadores del sexteto para Irán ante la ONU (Gran Bretaña, Alemania, China, Rusia, EE.UU. y Francia) que discuten el proyecto en cuestión todavía no han podido acordar las sanciones concretas a imponer a Irán. Igual que antes, el proyecto elaborado por la troika europea que en nombre de la UE celebra negociaciones con Irán, difiere sustancialmente de la postura rusa. Moscú opina que las sanciones contra Irán deben tener un carácter concreto y afectar sólo a los ámbitos de actividad que suscitan preocupación de la AIEA: enriquecimiento de uranio, reprocesamiento químico, proyectos en que figuran reactores agua-agua y producción de vectores de arma nuclear.

Estos días, Vladimir Putin ha vuelto a expresar en una entrevista por escrito al editor mexicano Mario Vázquez Raña la postura de Rusia respecto al expediente nuclear iraní. El primer mandatario ruso plantea lo siguiente: la política rusa de arreglo de la situación en torno al programa nuclear de Irán busca que Teherán le aclare a la AIEA las cuestiones pendientes y de este modo restablezca la confianza hacia el carácter civil de sus desarrollos nucleares.

Según se ve, la lógica de esta postura es bien comprensible. El proyecto europeo supone sanciones más amplias, tales como la prohibición de comerciar con Irán en cualesquiera ámbitos, relacionados con su programa nuclear y misilístico, así como la negativa a extender visados a varios altos cargos iraníes y el embrago de sus activos financieros en el extranjero. Esta última medida afecta también a varias compañías iraníes.

Es dudoso que Moscú dé su consentimiento para imponer tales sanciones. Antes que nada, porque una definición tan amplia puede conducir a que, en caso de necesidad, fácilmente se hagan extensivas también al proyecto ruso de construcción de la central electronuclear de Bushire (Irán) y a muchos otros ámbitos.

Pero el consenso es algo que el sexteto necesita muchísimo. Y no sólo para redactar el proyecto de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Irán.

La propia reputación de este organismo está puesta en duda.

Para ser más precisos, las reuniones del sexteto cada vez más semejan un sainete. Ya pasaron más de tres meses después del 31 de agosto, fecha hacia la cual Teherán debía haber cesado bajo la amenaza de sanciones (según lo establecido por el Consejo de Seguridad de la ONU) el enriquecimiento de uranio en la primera cascada de las 164 centrífugas. Durante este espacio de tiempo, Irán puso en funcionamiento (aunque con dos meses de retraso) la segunda cascada de 164 centrífugas.

No queda mucho hasta el Año Nuevo iraní - Nauruz. Las autoridades de Teherán ya aseveraron a los medios sociales del mundo de que hacia este día, el 21 de marzo, planean concluir el programa de investigaciones nucleares. Se trata de concluir el montaje de una cascada de 3.000 centrífugas.

Tal cantidad, según las autoridades de Teherán, les permitirá enriquecer uranio en el régimen industrial. En opinión de varios expertos, rusos incluidos, estas centrífugas le proporcionarán a Irán la posibilidad de construir 5 ó 7 cargas nucleares durante un año.

El primer mandatario iraní Mahmud Ahmadineyad menciona la posibilidad de obtener el primer lote de uranio enriquecido una vez puestas en servicio operacional 60 mil centrífugas.

El complejo nuclear de Natanz, donde es enriquecido uranio, a decir verdad, está calculado para 54 mil centrífugas. Pero, según piensan los expertos, disponiendo de tal cantidad de centrífugas, Irán tardará dos semanas como mucho en crear bomba atómica. ¿Cuánto tiempo necesitará Irán para que el complejo de Natanz alcance su plena capacidad de producción? Los expertos afirman que de 5 a 7 años.

Sin embargo, muchos expertos rusos creen que Irán exagera afirmando que en marzo próximo pondrá en servicio operacional tres mil centrífugas. Esto es posible a condición de que las centrífugas ya estén disponibles, lo que es poco probable. A todas luces, Teherán abulta sus posibilidades técnicas.

De todas formas, según opina el experto ruso Alexei Arbatov, no cabe la menor duda de que Irán dominará la tecnología de enriquecimiento de uranio. El proceso ya es irreversible. En tal caso, ¿posiblemente valdría la pena negociar con Teherán las proporciones y el nivel tecnológico del enriquecimiento? ¿Tal vez, mientras hay tiempo, tendría sentido proponerle a Teherán limitar el número de centrífugas a mil unidades? Tal fórmula de compromiso, por una parte, le permitiría a Irán continuar los trabajos I + D en el ámbito nuclear y, por otra, eliminaría las preocupaciones relacionadas con el carácter de su programa nuclear.

Pero no son más que hipótesis. Por ahora, mientras tanto, en respuesta a las posibles sanciones y a las insinuaciones de tales sanciones, Irán hace alarde de la voluntad de dominar la energía nuclear cueste lo que cueste. “La nación iraní ha tomado su gran decisión y avanza con dignidad por el camino elegido”, según ha manifestado Ahmadineyad en relación con el programa nuclear de su país.

Y, según agregó, la nación iraní no sólo “impulsará el desarrollo de Irán y alcanzará las cima del éxito sino que desbrozará el camino de la libertad para otros pueblos”.

____________________

Piotr Goncharov, para RIA Novosti.


Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris