Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El gobierno catalán causa dolor a discapacitados

Enrique Arau (Gerona)
Redacción
lunes, 25 de diciembre de 2006, 15:00 h (CET)
Existen personas aquejadas de una enfermedad denominada agorafobia. A estas personas les resulta imposible circular por la vía pública o asistir a reuniones sin estar acompañadas de una persona de su confianza que las protege de todos los peligros que estas personas imaginan. Es una enfermedad que disminuye su capacidad. Las discapacita. Existe otro colectivo, personas que sufren de transtorno de personalidad que, también, este transtorno las discapacita. Algunas de estas personas tienen informes de sus psiquiatras en el sentido de que deben ir acompañadas si una reunión les puede causar angustia. Esta persona se ocupará de protegerlas y auxiliarlas en caso de que sufran un transtorno durante la entrevista.

El punto 1.3 de la carta de los derechos y deberes de los ciudadanos en relación a la salud y a la atención sanitaria, que fue aprobada con carácter programático en la sesión de gobierno del Consejo Ejecutivo de la Generalitat de Catalunya, en fecha 24 de julio del año 2001 y que, hasta el momento, no ha sido modificada, dice claramente que los enfermos mentales tienen derecho a actuaciones específicas.

El Instituto catalán de evaluaciones médicas dispone de un colectivo de médicos ocupados en funciones de inspección que nunca, jamás, permiten que un paciente, sea o no discapacitado, esté acompañado en la reunión de inspección que tienen con los enfermos que están evaluando. Esto produce, a veces, graves consecuencias de ansiedad y dolor a este tipo de enfermos que, muchas veces, deben ser tratadas clínicamente.

Desde mi punto de vista esto es una penalización extraordinaria que reciben los enfermos debido a que los médicos actores del ICAM incumplen el punto 1.3 de la mencionada carta de derechos y deberes que indica claramente que este colectivo tiene derecho a actuaciones específicas, como puede ser el hecho de ir acompañadas de una persona de su confianza. El Instituto catalán de evaluaciones médicas depende del gobierno catalán. El gobierno catalán hace sufrir a un colectivo de pobres seres desgraciados.

Noticias relacionadas

Los patinetes de nuestra niñez hoy artefactos motrices de mayores

Un inesperado giro del medio de transporte urbano, que ha cogido con el pie cambiado a los ayuntamientos de las grandes ciudades

Mohamed VI. Liderazgo positivo en el Magreb

Un liderazgo positivo pone a Marruecos al frente de la modernidad, la tolerancia religiosa y el pluralismo en su región

Octogenaria Paca y nonagenaria Ida

La Aguirre octogenaria lee con calma en el escenario. La Vitale vitalista, todavía se queda hasta altas horas de la noche escribiendo

Enrarecido ambiente

Estoy convencido de que es precisa la salida de "cum fraude" del Gobierno para empezar a ver la luz

Política idealista y realista

G. Seisdedos, Valladolid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris