Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Cine
Etiquetas:   Crítica de cine  

'Brick', thriller con cereales

Gloria March
Redacción
miércoles, 7 de febrero de 2007, 19:20 h (CET)
Siempre es arriesgado reinventar un género al que ya se le ha sacado mucho partido como es el cine negro, pero si además se mezcla con el mundo adolescente norteamericano, el resultado puede ser una parodia o algo parecido a un trabajo de final de curso de audiovisuales. Brick fluctúa entre lo primero y lo segundo, te hace reír, pero no sabes si el director lo pretendía o es sólo fruto de tu perspectiva.

Rian Jonson, el director, se ha tirado a la piscina con esta película (la primera que dirige) de una forma muy creativa y divertida donde mete a un capo mafioso cojo de 18 años con escenas al puro estilo thriller, y chicas adolescentes buscando estar con el chico más popular del mundillo, algo que ya hemos visto en mil películas sobre quinceañeros.

Sus referencias pasan desde el cine de Tarantino, David Lynch hasta el cine negro francés, exagerando en algunos momentos todo lo que sabe sobre el género: demasiados cortes bruscos de edición, zooms innecesarios, personajes demasiado estereotipados, frases irreales que nunca diría un chico de 16 años... en una atmósfera que aunque pretende ser real tiene características que chirrían, no hay móviles, los capos pasan de una lucha a sangre fría a comer cereales.

Los actores recrean a la perfección este mundo criminal donde el protagonista, interpretado por Joseph Gordon-Levitt (que trabajó en la serie “Cosas de marcianos”) intenta encontrar a su ex-novia desaparecida por el mundo de las drogas, a la cual pone cuerpo la actriz de “Perdidos”, Emilie de Ravin. Por supuesto está el personaje de la femme fatale, Noah Fleiss, vestida a la moda, que intenta seducir a todo aquél que tenga más de 5 minutos de protagonismo.

“El Halcón Maltés”, o “La llave de cristal” inspiraron al joven Rian, montador de películas como “May”, a hacer esta película, con un presupuesto de 360.000 euros sacados de amigos y familiares, al más espíritu indie, pero sin contar una historia muy indie.

Noticias relacionadas

La cara oculta de los Oscar: así son de rentables

Las estrellas nominadas a mejor actor ganan un 20% más en su siguiente papel

Cinco películas inspiradoras en la lucha contra el cáncer y su papel en la psicooncología

Ver películas que abordan el cáncer desde un punto de vista positivo resulta beneficioso para los pacientes y sus allegados

Por qué la película 'Roma' desconcierta al público masculino

Estrenada por Netflix en diciembre

La Muestra de Cine de Lanzarote clausuró su octava edición con casi 1.700 asistentes

'La imagen que te faltaba', de Donal Foreman, obtuvo el Premio a Mejor Película, tras una innovadora deliberación pública

La película 'Le temps des égarés' de Virginie Sauveur gana el Premio a Mejor Película en el Zoom Festival

Attila Szász obtiene el Premio a Mejor Dirección por 'Örök tél'
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris