Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

Socialprogresía: volveremos a la comuna

Raúl Tristán

jueves, 21 de diciembre de 2006, 23:24 h (CET)
La socialprogresía avanza a pasos de Lenin muerto y Castro aún vivo, amenazándonos en cuanto bajamos la guardia.

Allí donde el socialismo se alía con la izquierda más radical, de ínfulas más nacionalistas, o más bien se deja pisotear, canibalizar, devorar por su irracionalidad, los experimentos politicosociales, que se incrustan en la legislación mediante una lobotomía efectuada en el cerebro de los ciudadanos por un cirujano beodo, crecen, se multiplican como malas hierbas que ansían dejar yerma la tierra en que arraigan o como gérmenes codiciosos que contaminan hasta la destrucción el organismo anfitrión del que son huéspedes.

Así, ciertos sectores catalanistas, enemigos acérrimos de la libertad de expresión, de la libertad de prensa, escupieron sobre el pueblo, vomitaron sobre los medios de comunicación, su símil moderno de organismo censurador, su reaccionario engendro, su inquisitorial bestia institucional: el Consejo Audiovisual Catalán, o CAC, que bien podríamos entender que significa Cómo Aniquilar las Conciencias, Ciudadanos Animales Castrados, Cortando las Alas al Ciudadano, Cortapisas Asesinas de la Comunicación...

No se entiende que, los mismos que se supone echaban pestes de la censura franquista, ahora eleven a los altares de la progresía independentista el CAC, cuando se trata del mismo perro con distinto collar y, con un detalle nada insignificante, sino crucial: antes dormíamos anestesiados por una dictadura, pero hace tiempo ya que despertamos a una democracia.

Ahora, atracan de nuevo estos enemigos de la LIBERTAD, de la LIBERTAD con mayúsculas, y de todo lo que ella implica. Enemigos de los ciudadanos que hablan alto y claro, de los ciudadanos que expresan sus ideas sin tapujos, de los medios de comunicación que no se someten a sus imposiciones, y enemigos ahora de la propiedad privada.

Quieren obligarte a pensar como ellos, a comer como ellos (recordemos a la ministra antiamericana que la hamburguesa viene de Hamburgo...) y conducirían por ti si les dejaras (lo dice bien claro el anuncio de la DGT).

Y ahora se arrogan el derecho a robarte el piso o el apartamento, sí ese que ha sido tu inversión tras años de esfuerzo económico, en el que has ido metiendo esos ahorrillos que tenías, y que ahora van a "expropiarte" (feisima palabra que los dice todo) si no te da la real gana de alquilárselo a nadie. No te preocupes, que el intervencionista Gran Hermano que todo lo sabe y que te vigila lo hará por ti, te robará tu casa y la ofrecerá en alquiler durante seis años, y te multará por ser insolidario.

Y antes de que te quieras dar cuenta, no vivirás en tu pisito, o tu adosado, o tu chalet, sino que te encontrarás "integrado" en una comuna plurirracial, pluricultural, pluripluri pero de pensamiento único, de dirección única, de posibilidades nulas, de única unicidad unificada, y tus hijos ya no irán a la escuela, sino a un koljós, y rendirán culto y pleitesía a los dirigentes de los nuevos soviets.

Tenebroso destino es el que nos aguarda si seguimos el camino iniciado por estos guardianes de una fe que mezcla un marxismo-leninismo trasnochado y anacrónico con ideas independentistas-nacionalistas.

O el ciudadano despierta de la anestesia, del adormilamiento mental que se ha dejado inducir, o en el futuro la LIBERTAD será el ideal más preciado por el que muchos deberemos luchar.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris