Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Televisión y Medios

Etiquetas:   El telele   -   Sección:   Televisión y Medios

Susana Guisa con garbo

Sergio Sainz

martes, 23 de enero de 2007, 20:43 h (CET)
Con retraso, para dar opción de crecimiento, haré repaso a ‘Espejo Público’, la nueva apuesta matinal de Antena 3. Un altivo pensaría que los responsables han leído esta humilde crítica y se ha dado cuenta de esa solicitud de novedades con sentido en nuestra televisión. Y es que viendo el programa uno siente que hay un concepto de trabajo e intención de cambio. Y con eso me basta. Acabaría aquí el texto y daría al traste con mi actitud de destroyer de la vida que ejerzo en otros momentos. En fin. Que no me cuesta hablar de elogios del espacio de A3. el primero para la presentadora, Susanna Griso, que se mueve como pez en el agua en el formato, aunque conserva la actitud de periodista. Precisamente eso le diferencia de otras compañeras que siendo periodistas se dejan llevar por la baja pasión del espectáculo y hacen preguntas de guionista y no de auténtica vocación profesional.

Aquí hay dos copresentadores de garantía, el inclasificable pero genial Ramón Arangüena y el chico para todo del programa, llamado Alberto Herrera, un chico al que auguro una carrera sin fin en esto de la televisión porque transmite ser ‘buena gente’, además de tener ‘buena planta’. Y eso en comparación de tanto cactus que nos topamos en vida como que acaba brillando. La presencia de boletines informativos, conexiones en directo con reporteros, la inclusión de reportajes, entrevistas en profundidad desde varias ópticas… Se nota que prima el criterio periodístico de verdad, ese que ejerce con seriedad y garantías, al margen de fanatismos varios. Que haya tertulias y enfrentamientos de periodistas de campanillas –que no Campanarios-, se vean caras nuevas y que informen antes que el resto también suman y suman. Su duración no es como la del famoso conejo a pilas, porque se trata de dos horas y media con idea de ayudarnos a crecer como espectadores y ciudadanos. Se nota la sombra del genuino ‘Espejo Público’, que lleva años demostrando que el éxito no es flor de un día. Además infografía, músicas, decorados… Son tantas cosas buenas que me cuesta hasta escribirlas por insólito en un magazine de nueva creación. Y es que hasta ahora casi no han dado opción a nadie ha crear desde la voluntad de generar un producto final rico, rico.

Pero esto es una crítica y entonces habrá que repasar algún reflejo suelto del mal. Lo principal la presencia sin identificar el motivo de un niño de mamá famosa, Julián Contreras Junior para dar clases de gimnasia. Creo que Eva Nasarre se retuerce en su casa porque no se han acordado de ella. Y es que en este ‘Espejo Público’ hay corazón pero del fino, sin ataques ni gritos. Un oasis en el desierto. Quizá Susana tenga motivos de tono demasiado informativo, modulando su voz como si estuviera junto a Matías Prats. Cuestión de tiempo, seguro. Que haya dos copresentadores recuerda a la competencia telecinquera con Ana Rosa y sus eficaces y trabajadores Màxim Huerta y Óscar Martínez. Pero en realidad no compiten casi los dos espacios, otro handicap, en mi opinión para que triunfe. Pero el miedo de que se le coma el enemigo existe. Como miedo a caer en la maldición de María Teresa Campos de fracaso absoluto. Y yo de ser uno más del programa estaría en un ¡ay! constante, porque hay cosas como los colores, las maderas en el decorado de plató y hasta el saloncito de sofás de lujo que recuerdan tanto a la vaca sagrada…

Y cierro con una advertencia, si mañana no me encontráis aquí es porque la final de Gran Hermano ha sido tan abominable que me habré ido fuera del mundanal ruido. Y es que el ‘Espejo Público’ poco tiene que ver con el encierro en una casa de mentiras.


FICHA TÉCNICA

- Programa: ‘Espejo Público’.
- Sí: A la intención de cambio que alegra los despertares con más garantías que las tertulias del todo parciales. Todo con mucho ritmo, sin alargar secciones ni dar cancha a tontainadas.
- No: A los recuerdos amargos de competencias o precedentes que puedan suponer un nubarrón en el cielo abierto.

Noticias relacionadas

Netflix prepara un documental sobre el 'procés' catalán dirigido por Álvaro Longoria y Gerardo Olivares

Producido por Rafael Portela

El Arte de brindar

Presentación del spot Freixenet 2017

Así fue el paso de Kiko Rivera por 'Tu cara me suena'

Acompañando a David Amor en su actuación

El Festival de la Publicidad y el Lujo vuelve a Marbella el 15-D

Más de 700 personas se darán cita en los Luxury Awards

Entregadas las Antenas de Oro, que reconocen la labor de los profesionales de la radio y televisión en España

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris