Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El pupas

Ignasi Castells (Barcelona)
Redacción
jueves, 21 de diciembre de 2006, 23:24 h (CET)
Cuando estas navidades le convoquen a una comida de empresa, esté atento a quién le ponen al lado, no vaya a ser que, en un plis, le coloquen a un “pupas”. A este tipo de individuo siempre le pasan las cosas más extrañas, le toca siempre todo, menos la lotería. Te dirá que hace tres lustros que juega al mismo número y ni una triste pedrea. Cada vez que intentas llevar la conversación, a la primera de cambio y aprovechando un respiro, ya te ha quitado el turno y te está largando otra vez sus desgracias, sus problemas, y sus frustres.

Es bueno tener siempre uno a mano para recordarte lo generosa y espléndida que ha sido contigo la vida. Dicen que hay “pupas” de diferentes calibres, en función del empeño que le ponen. Los “penas” son los más livianos. Cuando se desahogan susurran más que hablan, y suelen inspirar compasión o aburrimiento dependiendo de los ojos con los que te miren y del trance que te suelten. Luego están los “víctimas”, y a estos hay que temerlos un poco más. Están convencidos de que todo y todos – desde el jefe hasta los niños de San Ildefonso - están en contra suya, y siempre tienen una coartada a mano para demostrártelo. Tienen una imaginación febril, una verborrea fácil, y están ansiosos por hacerte partícipe de su delirio persecutorio. Dependiendo de la magnitud y la complejidad de la “conspiración”, si no puedes escaquearte en los postres, puedes acabar medio tarumba o ido para siempre. De todas maneras, si lo que tienes al lado es un “gafe”, entonces si que estás perdido de verdad, porque aunque los gafes lo son sin quererlo ser, la pifian y meten la pata hasta durmiendo. Cuidado con la sopa.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris