Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Pedir peras al olmo

Miguel Massanet Bosch (Barcelona)
Redacción
martes, 19 de diciembre de 2006, 22:15 h (CET)
No dejamos de sorprendernos con los sucesos que, casi a diario, salpican los noticiarios de nuestro país. Y tampoco dejamos de admirarnos de hasta que punto el fanatismo de algunos (o quizá la necesidad de mantenerse en el “candelabro”, como diría la inefable Sofía Mazagados) les lleva a desvariar, por no decir desbarrar; hasta el punto de perder el sentido de la decencia y las buenas maneras. El señor Blanco y su camarilla de adláteres viéndose en la necesidad de lanzar cortinas de humo –como los navios de guerra de las anteriores guerras mundiales –, para ocultar los patinazos del ejecutivo en materias tan sensibles como la negociación con los etarras; han decidido liarse la manta a la cabeza y utilizar a destajo la más cruel e infame demagogia siguiendo al pie de la letra la doctrina de F.Bacon cuando decía: “Calumniad con audacia, siempre quedará algo”. Por ello la han emprendido, por enésima vez, con las víctimas del terrorismo. Verán, se lo explico: un señor inválido decidió acudir a una manifestación de la AVT y como no podía andar y necesitaba silla de ruedas lo instalaron a la cabecera para su mayor comodidad (práctica habitual en cualquier tipo de acto público) No llevaba una pancarta en la que se declarara víctima del terrorismo; no gritaba consignas que así lo hicieran pensar; no hacía más que manifestarse pacíficamente.

Sin embargo, vean ustedes que a los señores socialistas, encabezados por Blanco y el señor Garrido (antiguo militante del partido comunista hasta que decidió que se encontraría mejor bajo las siglas del PSOE), les pareció que podrían sacar provecho de aquel pobre señor impedido atribuyendole un engaño, pasarse por víctima del terrorismo, era lo que les hacía falta para desprestigiar a la AVT. Enseguida hicieron correr la voz: ¡Una provocación!, ¡un engaño!, un ¡fraude!; y ustedes me dirán: ¿por qué? Y yo les contestaré: porque no tienen a donde agarrarse y precisan sumergirse en las ciénagas de la maledicencia para intentar desviar las miradas críticas de la ciudadanía, cansada de que la engañen, hacia la parcela del partido de la oposición, porque, según ellos, existía una grave razón: dicho señor está casado con una edil del PP, ¡grave pecado para el que se precisa el perdón expreso de SS el Papa! ¿Pueden ustedes comprender que exista mayor maldad que un simpatizante del PP acuda a arropar a las víctimas del terrorismo?, pues para el señor Blanco y seguidores no hay nada peor: ni el Gal, ni la corrupción de su plana mayor, encabezada por Roldán, ni lo de Cienpozuelos (¿Se han percatado de que ha quedado silenciado, como los mil millones de Montilla?, y es que Polanco y Gabilondo manejan a su antojo el noventa por ciento de la prensa). Desde ahora deberemos suponer que en las manifestaciones que organice el PSOE quedará terminantemente prohibida la asistencia de cualquier persona que sufra una disminución física (la verdad es que desde que se hicieron con el poder pocas vemos, y visto lo visto, no es que no existan razones para ello, no obstante, ya se sabe: la izquierda sólo ve lo bueno de sus representantes, nunca lo malo). Se necesita desvergüenza, pero qué vamos a esperar de semejantes advenedizos.

Y hablando de advenedizos. Si alguien quisiera discutir lo de los cupos en materia de género (aparte del neutro, que todo se andará) tendría el terreno allanado sólo con seguir de cerca la actuación de las señoras ministras del gobierno del señor Zapatero. Podríamos encabezar la lista con doña Magdalena Álvarez, flamante ministra de Fomento, que ya lleva sobre sus espaldas (esperemos que no padezca de lumbago) dos “capazos de insolvencia” y siempre relacionados con los “altos vuelos” de la política: la crisis del Prat y la actual crisis de Air Madrid, a cual más jugosa, más incomprensible y más absurda. Miles de viajeros sin poder regresar a sus destinos a causa de la imprevisión, el desconcierto y la incompetencia de los organismos oficiales. Si, como dicen, vienen siguiendo las actuaciones irregulares de Air Madrid desde el mes de mayo, ¿a qué viene que les haya explotado la crisis en la cara, cogiendo a Fomento con los pantalones bajados? En otro país – no en el nuestro, por supuesto, porque aquí no dimite nadie a no ser que le arranquen de la poltrona con un “bulldozer” – la responsable de tamaños desaguisados haría tiempo que estaría buscando trabajo; pero nuestra ministra deja que las cosas sigan su curso, como si nada de lo que sucede en los aeropuertos españoles fuera de su competencia. ¡Así nos va! La señora Cabrera, de Educación, por su parte, considera episodios sin importancia los graves actos de agresión a los profesores por parte de los alumnos y de sus padres. No debe extrañarnos, dado que los primeros culpables de que ello venga ocurriendo son aquella pléyade de profesores progres que decidieron que la disciplina era un estorbo, y que era preferible educar a los jóvenes con el sistema de darles libertad para que hicieran lo que les viniera en gana, y claro como lo que les viene en gana es no estudiar y atizarle al profesor, pues aquí tienen lo que buscaban. Resultado: le enseñanza española está en uno de los últimos lugares dentro de Europa.

Y si las dos anteriores han mostrado su incompetencia, no digamos nada de la señora Trujillo, ministra de la Vivienda, que ha dejado en buen lugar los “zulos” de los secuestradores etarras con su propuesta estrella: mini cubiles, tipo celda de abeja, para parejas flacuchas. Tampoco fue manca la de Sanidad con la peste aviar, aunque, por lo menos, ella tuvo la suerte de que los pajarracos no se cebaran con nosotros. En fin, que les voy a decir, que no se puede decir que las féminas hayan dado muy buenos resultados; claro que, por otra parte, si nos molestamos en echar una mirada a los del sexo opuesto tampoco encontramos mucho aprovechable. Y es que, señores, no se le pueden pedir peras al olmo.

Noticias relacionadas

Ucrania eligió como su gobernante a un cómico a quien tomó en serio

Zelensky ha ganado con más del 70% de los votos a su rival, el actual presidente Petro Poroshenko

Carta abierta a Gloria Serra, columnista de La Vanguardia

“El primer paso de la ignorancia es presumir de saber” Baltasar de Gracián

Enfocarse en lo ilusorio obstaculiza modificar la realidad

“Aprende en lo ilusorio, porque de ello se compone en gran medida nuestro presente”

Lo armónico es lo que nos da vida

“En la cercanía de unos y de otros está el triunfo de lo armónico”

¿Estamos locos?

He sentido vergüenza ajena al conocer algunos “salarios” con los que se “compensan” los esfuerzos de ciertos VIPS
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris