Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'Eragon': el camino de la iniciación

Pelayo López
Pelayo López
miércoles, 7 de febrero de 2007, 19:20 h (CET)
¡Por fin! ¡Menos mal! Las mismas mentes pensantes que saben descorchar las recaudaciones multimillonarias con dos horas largas de metraje -o incluso tres si aún son algo más sádicos-, han descubierto que, tanto para ellos como para el espectador, es mucho más recomendable una menor duración para contar historias de las mismas características épicas de la que nos concierne ahora. Es absolutamente comprensible la comparación inmediata entre esta cinta y otras con las que guarda importantes similitudes: El señor de los anillos, Harry Potter y Las crónicas de Narnia. En este caso, y vista la rentabilidad de todos y cada uno de los citados ejemplos, también se trata de una adaptación literaria, la de la primera entrega de la trilogía del precoz escritor Christopher Paolini vendida, con unos resultados espectaculares, en más de 37 países. Aunque estas novelas no contienen la profundidad argumental, iconográfica… que las de su “mentor” Tolkien, sin embargo sí cuentan con una transcripción más asumible por el formato cinematográfico ya que así fueron concebidas por su autor en un primer momento.

A las órdenes de este primer episodio, y aún sin saber si estará al frente de los sucesivos –espero que le den la recompensa del trabajo hecho correctamente-, el debutante Stefen Fangmeier ha sabido lidiar, y salir con al menos una oreja en mi opinión, tanto con un reparto estelar como con un presupuesto de vértigo que ascendía a 100 millones de dólares. Eso sí, como puede presuponerse, tal cantidad de dinero no se la iban a dar a un cualquiera. El realizador en cuestión tiene en su currículo los efectos especiales de otras grandes superproducciones como Salvar al soldado Ryan, La tormenta perfecta o Master and Commander. En lo que se refiere al primer apartado, al del reparto, aún sin que nadie destaque, están todos correctos. Supongo que es lo mínimo que se puede esperar de gente de la talla de Jeremy Irons –el guía espiritual por el que también pasan los años, aunque quien tuvo retuvo-, Robert Carlyle –el mago oscuro de look “Titanlux” en un papel cercano al de Ravenous- y John Malkovich –lo de rey tirano le viene como anillo al dedo pero que apenas sale cuatro veces contadas-. No obstante, el protagonista principal es el joven Edward Speleers, una especie de Heath Ledger seleccionado entre 180.000 aspirantes, una circunstancia que parece no haberle restado vigor interpretativo, ya que, a pesar de que aún tiene que mejorar bastante, demuestra saber muy bien que se trata de la oportunidad de su vida y la ha cogido, nunca mejor dicho, “al vuelo”. Le acompaña, por supuesto, la chica, aquí en peligro y esquivamente enamoradiza, Sienna Guillory, una joven que ya demostró su buena mano con las armas en Resident Evil.

Mientras, en lo relativo al resto de los apartados, destacan muy por encima unos cuidados efectos especiales –se nota que el director proviene de ese campo-. Se da el caso de escenas en las que los personajes creados por ordenador y los de carne y hueso tienen una comunión especial. La estructura narrativa es la que es, y además se desarrolla lentamente –ya que es imposible incrustar completamente la novela, podían haber elegido al menos las partes más dinámicas-. Un comienzo con voz en off que nos pone en situación, una búsqueda a continuación, y, finalmente, una batalla que supone el primero de los venideros enfrentamientos con el opresor con una ventana abierta a la segunda parte –uno de los errores principales es que hay pocas escenas bélicas, y las que hay apenas muestran nada-. Y todo ello para contarnos la mil veces narrada historia del héroe surgido de los estratos más bajos de la sociedad. El valor añadido lo pone una gema, en realidad un huevo de dragón, que supone el renacer de una posible futura vida en el reino a través de estos seres míticos. Curiosamente, los reprimidos están liderados por un negro y una mujer. ¿Se tratará de algún mensaje subliminal a nuestro inconsciente?. Y también la iconografía tiránica, en rojo y negro, es un referente cuasihitleriano. Hablando de referentes, hay homenajes a la más mítica escena de La guerra de las galaxias y también a Una nueva esperanza. Les invito a reconocerlos en el metraje.

Este jinete de dragón cumple las expectativas, no defrauda puesto que ofrece lo que vende. Ni más ni menos, no como otros. Seguramente estaremos de acuerdo en que podía haber dado más de si, pero, de momento, habrá que conformarse con lo que hay, y habrá que darle margen puesto que tan sólo se trata de el camino de la iniciación.


Calificación: 2 estrellas

FICHA TÉCNICA

- Director: Stefen Fangmeier.
- Reparto: Edward Speleers, Sienna Guillory, Jeremy Irons, Robert Carlyle y John Malkovich

Noticias relacionadas

Organizadores de la Fiesta del Cine achacan los resultados al buen tiempo, a la Champions y a Cataluña

La fiesta seguirá celebrando ediciones

Cine oriental en Sitges

El cine fantástico y el de terror permiten abordar los miedos desde su catarsis o desde la distancia de seguridad que los encuadra en clave de ficción

Cine de autor fantástico en Sitges

Los universos cinematográficos, igual que las personas que los crean, sufren la tensión de lo clásico vs. la vanguardia

Cincuenta años del Festival de Cine de Sitges

'La forma del agua' es una película llena de esperanza

Jean Pierre Lèaud: "Hacer cine implica para mí hacer cine de autor"

La película se desarrolla en el sur de Francia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris