Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El verdadero valor de las tisanas

Francisco Arias Solís
Redacción
lunes, 18 de diciembre de 2006, 23:21 h (CET)
“Nos íbamos por el campo
por frutas o hierbas que sanan.
Yo le preguntaba andando
por árboles y por matas
y ella se los conocía
con virtudes y con mañas.”


Gabriela Mistral

Hace unos años las tisanas eran propias de la tercera edad y tenían un aspecto folklórico un tanto rancio. Nadie habría osado pedir una en un buen restaurante. En cambio ahora la mayor parte de los grandes cocineros las incluyen en sus cartas.

Beber una tisana al final de una comida suntuosa, o incluso ligera, supone abordar placenteramente un agua perfumada y digestiva que compensará el aporte espiritoso del vino. Servirá para restablecer el equilibrio a poco que se haya prescindido del agua durante la comida. Se están poniendo también de moda infusiones olvidadas que tienen efectos beneficiosos e incluso se inventan mezclas inesperadas.

Así, la manzanilla amarga recobra un nuevo interés cuando se la suaviza con anís. La salvia y el romero tienen virtudes digestivas y se mezclan bien a condición de no abusar demasiado de las dos. Se puede poner salvia con una pizca de romero o, por el contrario, romero con un poquito de salvia. El serpol tiene la virtud de calmar la embriaguez, pero se encuentra difícilmente en el mercado de las ciudades. En cuanto al tomillo, fácil de encontrar, se está convirtiendo en la infusión de moda y de repente se la considera la panacea universal.

Estas infusiones de plantas aromáticas conviene que sean ligeras, pues son tan perfumada que basta con muy poca cantidad. Cuanto más frescas sea mejor sabrán. Pero estas plantas secas también dan buenas infusiones, a condición de que no duren una eternidad en la alacena o en el armario de la cocina.

Y quien tenga la suerte de tener un herbolario cerca puede procurarse amapola para calmar los dolores, o mejorana para dormir bien, o violeta. Un grano de anís estrellado transformará una sencilla tila en una infusión original. Y con ese ramillete de menta fresca podemos hacer una tisana vigorizadora para un día agotador.

Beber té con alimentos no es exclusivo de las comidas chinas. También apetece con otros tipos de comidas. El té es tónico pero tiene también otra virtud y es la de estar caliente y favorecer la digestión. Es una variación del agua y otra forma de no privarnos de ella.

Y este es el mayor interés de todas las infusiones beber agua cuyo sabor se renueva constantemente. ¿Con o sin azúcar? Según el gusto de cada cual y el equilibrio de cada comida. Pero las infusiones, si se han hecho bien, son tan perfumadas que generalmente no es necesario modificar su gusto añadiéndole azúcar. Beber diversas tisanas durante el día, es también el método adecuado para los incorregibles que no llegan a beber los suficiente para alcanzar el equilibrio necesario de agua. Y es que, como dijo el poeta: “Ven ahora / y no en la hora de nuestra muerte / -dame de beber la propia sed”.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris