Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Cinco euros

Rosa Paredes
Redacción
lunes, 18 de diciembre de 2006, 23:21 h (CET)
Esta mañana dominguera decidí que me apetecía ir a buscar un poco de magia y, por tanto, me senté en una sala de proyección. Se experimenta una rara sensación cuando se apagan las luces de la sala, y allí ilusionada esperas a ver que te brinda la pantalla.

Entre mis aficiones, se encuentra el cine; diría que soy cinéfila. Ahora bien, últimamente, a pesar de los premios que se entregan a los directores, no encuentro nada que me seduzca demasiado. Añoro las películas de Fellini. Yo creo que añoro muchas cosas de tiempos pasados. Son otras etapas.

La cuestión es que las luces terminan encendiéndose en la sala y no tienes otra alternativa que salir a enfrentarte de nuevo al mundo que espera fuera. Y venía yo cabizbaja, pensando que hoy no tenía nada que contarle a mi amiga la pantallita. Pero de pronto, cuando miré al suelo, oh, milagro, ¡un billete de cinco euros! Allí estaba el pobrecito, mojado y arrugado. Confieso que me quedé dudando si agacharme y dejar que mis huesecitos pegasen un grito, o seguir de largo. La duda duró poco. Lo metí en la bolsa en la que llevaba la prensa para ser leida pensando que al llegar le iba a dar "un toque de radiador". Claro, que siempre te haces preguntras: ¿Quién habría sido su dueño o dueña; se acordará mucho de él?

Pero como la felicidad nunca es completa, camino de casa, empecé a preguntarme: ¿En qué puedo invertirlo?. Se me ocurrían muchas cosas que necesitaba, pero no acababa de decidirme. Al final, opté por pasarlo por una ventanilla de primitiva. Me dió la impresión de que ese encuentro, "esa una señal luminosa". Y ya se sabe, hay que hacer caso de las señales que se nos presentan.-

Después de darle vueltas a la cabeza a ver que destino le iba a dar, llegué a la conclusión de que es mejor no tener dinero. Cuando dispones "de capital", no sabes muy bién en qué invertirlo... Siempre pasa algo que puedas contar.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris