Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El síndrome de Eva; violencia de género

José Luis Palomera
Redacción
lunes, 18 de diciembre de 2006, 23:21 h (CET)
El síndrome de Eva, teorema propio del cual necesitaría un buen tomo de abatidas hojas de manzano para definirle medianamente, enlaza con el pentagrama de medidas que el gobierno -que además desgobierna- pretende aplicar a favor de erradicar la violencia de género.

El problema de la violencia de género es posiblemente el más difícil de extirpar de la humanidad junto con el de las divinidades y doctrinas, ya que la Solución pasa por ser el Problema. Me explico: la solución del problema está precisamente en quienes le generan, es decir, en los seres humanos, luego si generamos el problema, que lo generamos, jamás podemos llegar a ser la solución.

El gobierno propone una veintena de juzgados exclusivamente para prestar atención al dramático problema de la violencia de género, es decir y resumiendo, en la práctica las medidas adoptadas por el gobierno no tienen otra lectura que más puestos de trabajo para funcionarios fiscales y demás licenciados en derecho, por lo demás, las víctimas seguirán aumentando sin que nadie del gobierno se digne en pensar cómo hay que atajar el gravísimo problema sin destripara la real lógica. Problema que desde luego no se soluciona creando más juzgados, lo cual supone más magistrados, como si no tuviésemos ya bastante con soportar de sus señorías las sentencia- turras elevadas al cuadrado más desafuero. Y digo esto porque precisamente es el magistrado y su aplicación de la ley lo que hace, en muchos casos, que las sentencias sean tan leves que rayan protección para el maltratador con el desamparo subsiguiente para la maltratada.

El problema actual de las víctimas de género, es precisamente la justicia y sus valedores, o al revés como se prefiera, a más juzgados y magistrados, más leña al fuego.

Hoy muchas mujeres, luego víctimas, no denuncian ante la justicia sus padecimientos, porque no confían en la justicia, repito (No confían) en la justicia, y yo tampoco, y no confían ya que de sobra conocen que si denuncia la posibilidad de que se consume el acto de su propio asesinato en manos del denunciado aumenta considerablemente mientras las supuestas medidas legales apenas supondrán impedimento para que el sujeto ejecute sus cobardes actos, solamente hay que ver la de veces que habían sido denunciados los perros cobardes que acabaron con sus parejas.

Las mujeres no confían en la justicia y el 90% de los españoles tampoco... así que menos juzgados, menos magistrados y más eficacia y responsabilidad en defensa de las vidas de las que el gobierno también cobra y vive muy bien.

El problema de la violencia de género es difícil, muy difícil hoy de resolver ya que, es la propia mujer emancipada, la que más tierra echa a su propio colectivo, es decir, además del machista universal, una mayoría de estas mujeres con altas cotas de poder en la sociedad afectadas, sin saberlo, por el síndrome de Eva.

Síndrome de Eva
Desde los inmemorables tiempos del ser llamado humano, el hombre fue el individuo activo pasando su compañera por ser el pasivo. Hoy no sólo continúa el rol milenario sino que incluso se ha acrecentado.

La mujer sobre la base primitiva de la intuición de salvaguardar su vida, ha ido soportando su rol pasivo en un mundo donde siempre ha imperado la fuerza bruta, hoy más que nunca, percibiéndose perdedora ha sabido aplicar su pasividad en inteligencia para poder subsistir, mientras los hombres, despreocupados de enemigos caseros, han confrontado sus fuerzas en luchas fraticidas por los milenios de los milenios.

Llegando a nuestro tiempo, una parte ínfima de mujeres han pasado a ocupar cuotas impensables de poder junto a los hombres, una vez dejado su rol pasivo enfrentada al mismo nivel que el hombre, adquiere mentalmente más poder incluso, ya no ven, no desean ver el problema que sigue padeciendo el género de donde provienen, las vicisitudes que sus madres, abuelas y demás descendientes padecieron han pasado a un plano sensitivo que en nada las afecta.

Ahora se sienten, por pasivas, inteligentes, y por altivas, han logrado escapar del yugo del hombre, fuertes y poderosas, luego deben de conservar el estandarte que ocupan y para eso, bien saben, que han de galantear con quienes lo ocupan, los hombres. Cual síndrome de la manzana que tentó a Eva, ahora ellas muerden a los hombres cual hombres pactando cos sus eternos verdugos en el paraíso del síndrome del poder.

La educación
Educación esta es la única solución posible, educación y respeto a todas las vidas por igual, si de verdad se desea erradicar la lacra, la propia lacra proveniente desde los principios, donde los más débiles físicamente acaban siempre bañando la Tierra con su inocente sangre.

Actualmente, como ya he dicho, no sólo la mujer es víctima del machista también lo es de todos los demás seres vivos -incluyendo su propio género-. Cada segundo, cada hora, cada día, se violan y asesinan cientos de miles de mujeres en las pantallas de cine y televisión, en las pasarelas, en los trabajos, en todas y cada una de las facetas sociales la mujer es carne de uso, gusto y disgusto, pero es que además son las propias mujeres quienes participan, cual actrices verduleras, modelos tísicas y mozas de buen ver que por triunfar se dejan mancillar incluso por animales, propiamente dichos.

Mujeres bellas, mujeres, sus muertes están anunciadas, las pueden ver todos los días en las pantallas, videos y cines. ¿Saben lo que más duele? que sean sus propias hermanas de género quienes sirvan de carnaza para que vosotras, madres universales con cuna en la Tierra, ante la impávida mirada de la Sodoma humanidad, perezcáis entre las asquerosas manos de ratas cobardes y asesinas.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris