Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El bonsái de la vida

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
domingo, 17 de diciembre de 2006, 23:49 h (CET)
El Código Penal eximía el aborto de su tipificación en tres supuestos, uno de ellos es el que en su demostrada ambigüedad le abre la puerta de par e par, haciendo universal su práctica en España. La vida del no nacido no tiene valor y por ende la del hombre mismo. No fueron necesarias Comisiones deontológicas estatales para controladas autorizaciones. La Ley de Investigación Biomédica es un nuevo paso contra el hombre denuncia Profesionales por la Ética, donde la transferencia nuclear es una clonación encubierta y se oculta al embrión humano llamándolo pre-embrión. Término este último desconocido por la comunidad científica, se utilizan las palabras para experimentar con el hombre, ser constituido desde que los gametos masculino y femenino se unen.

La creada Comisión de garantías biomédicas autoriza en Cataluña a manipular la vida experimentado con lo que denominan pre-embriones, seres humanos en estado embrionario. Pre-embrión que sólo podrá existir en estado mental, en la voluntad de los progenitores de crear tal unión de óvulo y espermatozoide -o en la de los que lo unen con o sin mandato expreso-. El extensivo aborto que reconoce más de 90.000 víctimas no nacidas al año en España, fue tipificado. Dado el paso legal de la ley biomédica, para acallar conciencias tipifican la manipulación genética para la clonación en Consejo de Ministros, al igual que lo hicieron con el aborto. También porque la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó en sesión plenaria del 8 de marzo de 2005 la prohibición de clonación humana en cualquiera de sus modalidades -terapéutica o reproductiva-, obligando a España y todos los Estados miembros a su prohibición. La clonación tiene abierto el portalón para su practica indiscriminada curándose el gobernante en salud. Salud fraudulenta.

El árbol de la vida humana no está recibiendo los debidos cuidados, transformándolo en pequeño bonsái manipulable. El Estado al erigirse en dueño de la vida humana está disputando la divinidad terrenal, convirtiéndose en falso dios dominador del propio ser humano, esclavizándolo y utilizándolo según el libre albedrío de los poderes establecidos. Bonsái de la vida cada vez más pequeño.

Noticias relacionadas

La Orden del Mérito Civil, recompensa para los embajadores

Se concede por la relevancia de los servicios civiles prestados al Estado español

Santa Bárbara

Todo el mundo se acuerda de Santa Bárbara cuando truena

Desconfianzas y absurdos

La pobreza extrema crece en muchas partes del mundo

¿Juzgamos la rebelión catalana o la unidad de España?

“Seremos tan fuertes como unidos estemos y tan débiles como lo divididos que estemos” J.K. Rowling

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris