Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Expropiar pisos para 'okupas'?

Miguel Massanet (Barcelona)
Redacción
domingo, 17 de diciembre de 2006, 23:49 h (CET)
¿Cuántos abusos se han cometido en nombre de la libertad? ¿Y cuántas veces los predicadores de la necesidad de este gran bien han sido los primeros en limitarlo cuando ello conviene a sus fines?

En Catalunya hemos tenido, en el espacio de apenas una semana, dos muestras claras del afán intervencionista del nuevo Tripartito, que prometió sensatez y moderación y, a la vista de sus primeros escarceos, más bien parece que tiene prisa en constituir una comuna de nuestra autonomía. Siempre he tenido la sensación de que el señor Zapatero escogió a los catalanes como bestezuelas de laboratorio para llevar a cabo sus ensayos de colectivización al estilo de los fracasados modelos ruso y chino; y no hay duda de que, por medio de este especial cóctel compuesto de: dos partes de socialismo a ultranza (modelo Largo Caballero, que no Besteiro) un cuarto de nacionalismo fanático made in Esquerra Republicana y otro cuarto de comunismo trasnochado tirando a verde; ha encontrado la fórmula ideal para que los ciudadanos empecemos a padecer en nuestras carnes el garrafal error de permitir que los extremistas se hicieran con el poder.

Lo cierto es que la “boutade” de los okupas ha servido para que pronto nos pudiéramos percatar de las intenciones de los nuevos gestores de nuestra política. La ministra señora Trujillo ya nos ha dado la primera definición: debemos comprender este nuevo estilo de vida. Lo que una juez indecisa apuntó lo han rematado la ministra y el señor Saura, que lo observa todo desde su trono, en la Consellería que le ha correspondido dirigir, con una mirada bonachona como quien dice:” Pobres muchachos, dejémosles que se diviertan”. La propiedad, ¡cosa de burgueses! Pero oíga: ¡qué se trata de un derecho reconocido expresamente por la Constitución¡ Vamos, vamos, ya será menos: hoy lo que importa es darles libertad a los jóvenes, ya que el dinero de la administración no puede dedicarse a hacer viviendas baratas para que vivan. ¿Y el dinero de los impuestos? Hombre, este es para sufragar a los artistas progres; los viajes de los ministros y del Presidente; también para pagar los chantajes del Senegal (ya saben: lo de la inmigración); ayudar al pobre rey de Marruecos, algo habrá que darles a los pobres de la ETA para que vivan y, como ya se sabe, siempre se queda pegado algún dinero por las faltriqueras de algunos aprovechados, que esto es inevitable. Pero ¿han pensado en hacer trabajar a estos okupas para que sepan lo que es ganarse el pan con el sudor de la frente? ¿Trabajar? ¡Vade retro satanás! No vuelva a mentar esta palabra en nuestra presencia, la bicha, la bicha.

Pero ahora resulta que el Gobern ha puesto sobre el tapete la posibilidad de expropiar por seis años, asumiendo el usufructo, los pisos que hayan estado vacíos durante dos años; es de suponer para que los puedan ocupar los okupas, valga la redundancia.Veamos si nos entendemos: usted, entre las varias opciones que se le dan para hacer una inversión –un dinerillo que ha podido ahorrar después de muchos años de sacrificio– escoge comprarse un pisito, pensando que los ladrillos pueden constituir un seguro para cuando llegue la vejez.Paga una entrada, constituye sobre él una hipoteca, que irá pagando més a mes durante veinte o treinta años, y piensa que, si lo alquila, ha dejado de ser dueño del piso porque sacar un inquilino cuesta más que arrancarse una muela; por lo que decide que lo mantendrá sin alquilar para que, con el tiempo, aumente de valor. ¿Es esto un fraude? No señor, porque si usted hubiera decidido comprar unas acciones para esperar a que aumenten de valor y venderlas, estaría en su pleno derecho y nadie le podría objetar nada, y mucho menos embargárselas, expropiárselas, o hacérselas vender antes. Estamos hablando de algo que se llama “propiedad privada” que cumple suy función social de servir de ahorro a sus legítimos dueños, que para ello pagan sus contribuciones e impuestos al Estado. Otro caso: un señor tiene una casa de hace sesenta años y se encuentra con que los inquilinos le pagan veinte o treinta euros al més (aunque sean cien o doscientos, da lo mismo) y no tiene mas remedio que aguantarse, soportar sus quejas: si hay un escape, si se producen humedades o si el tendido eléctrico falla.Cada una de estas reparaciones le cuesta lo que recibe de alquiler en varios meses o incluso en un año. Debe pagar religiosamente su contribución etc. Se le vacía, por un milagro del Cielo, un piso, ¿qué hace? Nada, lo deja tal como está, porque espera que se le vacíen los otros (si no hay subrograciones) con la esperanza de poder deshacerse del edificio sacando algún beneficio. ¿Es un pecado? No. ¿Es mejor regalárselo a los okupas? Por supuesto que no; que dejen de hacer el payaso, trabajen como lo hacen el resto de los mortales, se den una ducha de tanto en tanto y se vistan como personas decentes.

Pero, amigo, aquí viene la voraz apisonadora en forma de Generalitat y, sin medios para hacerlo (necesitaria aumentar su plantilla de funcionarios) se quiere apuntar un tanto con los progres y decide hacer un censo de pisos desocupados para hacerse con ellos y administrarlos. Por supuesto se ha de prever un pleito por piso expropiado; luego ¿qué garantías tiene el propietario de cómo se le administrará el piso?, ¿quién sera el ocupante?, ¿qué renta percibirá, si es que percibe alguna?, ¿quién se ocupara de las reparaciones?, ¿estará exento de impuestos y arbitrios durante la expropiación?, ¿deberá pagar el impuesto sobre el patrimonio por el piso incautado? Etc. Esto sin tener en cuenta el efecto que pueda tener sobre la edificación de nuevos inmuebles, repercusiones en las inversiones del extranjero, ubicación de empresas y cincuenta cosas más que se podrían añadir a esta lista, ¿acaso han oído los de la Generalitat hablar sobre algo definido como “seguridad jurídica”, pues, si no, convendría que meditaran sobre ello antes de meterse en este berenjenal. Claro que poder colocar a doscienta personas de cada uno de los partidos para encargarse del trabajo sucio de ir de casa en casa haciendo de comisarios del viejo estilo de la GPU, siempre es asegurar votos, y de eso se trata, ¿no? Pero no se preocupen, que ahora viene lo de la velocidad en las carreteras que tampoco tiene desperdicio. ¡Dios nos coja confesados!

Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris