Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   La parte por el todo   -   Sección:   Opinión

No sólo de palabras vive el hombre

Óscar Arce
Óscar Arce
domingo, 17 de diciembre de 2006, 05:12 h (CET)
Surgió hace unos años la creencia que el aprendizaje de una lengua era suficiente para entender el funcionamiento de una cultura determinada. Algún estudio -sobre todo vinculados a la antropología del parentesco- suponen que, grosso modo, la estructura lingüística utilizada por un determinado grupo social puede equipararse en cierto sentido a las estrategias matrimoniales intragrupales.

Es necesario recordar que estas teorías beben directamente de la doctrina de la lingüística estructural elevada por Saussure. La teoría estructural de la lengua, se basa en proporcionar a los individuos la capacidad para crear y reproducir unidades completas de significado: oraciones.

Una unidad completa, con significado autónomo, supone una necesaria corrección desde el punto de formal o estructural. ¿Quién no recuerda los análisis oracionales arbóreos de la vieja etapa de la EGB? Esa es la herencia estructuralista.

Lo complicado es que la producción correcta desde el punto de vista morfosintáctico no responde a la necesidad real de comunicación de aquél que se aproxima a una lengua extranjera. Para adecuar de manera correcta el discurso, tal y como un hablante nativo lo haría, es necesario conocer ciertas convenciones sociales y culturales que se muestran también al hablar, mas no son tan evidentes como los sonidos que emergen de nuestra garganta.

La adecuación discursiva supone, en efecto, un conocimiento y una necesaria voluntad de asimilación de ciertas normas no-escritas aunque de evidente vigencia.

Lo más importante a la hora de concebir una lengua desde el punto de vista estructural o desde el punto de vista de la adecuación normativa sociocultural es el resultado en caso de error en la práctica.

Cuando un practicante de una nueva lengua comete un error de léxico, una confusión de género, una incorrección en cuanto al tiempo verbal utilizado, lo que comete no deja de ser un mero error léxico, una superable confusión de género o una nada preocupante incorrección verbal. El nativo reconoce el esfuerzo del otro, incluso le corrige con cordialidad.

Pero, ¡ah!, si el error supone una metedura de pata social y/o cultural la reacción deriva en un juicio. Muchas veces toma la forma de juicio descarnado. Un error sociocutural puede hacer que una persona quede en el más absoluto de los ridículos sin proponérselo, o hiera la sensibilidad del nativo sin ser ésta su intención.

Por ello, la teoría pedagógica ha volteado el enfoque en fechas cercanas. Porque el aprendizaje de una lengua debe ser acompañado por el aprendizaje de las costumbres, los usos, las suposiciones y las pautas de cortesía del grupo en el que va a ser utilizada la lengua aprendida.
Sólo así tendremos la seguridad de que el extranjero que se salta las normas culturales lo hace porque realmente quiere hacerlo asumiendo, como el autóctono incomprendido, las consecuencias sociales de sus actos.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris