Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Al aire libre  

La UE desangelada

Pascual Falces
Pascual Falces
domingo, 17 de diciembre de 2006, 05:12 h (CET)
Apurando el final del año, son múltiples las cuestiones que se otean desde estas cumbres ya frías. El catalejo se puede seguir utilizando a la intemperie, pero sólo que con ropa de abrigo. Se ven cosas con las que orientar a la ciudadanía sumergida entre las iluminadas calles, pero, eso sí, con más luces que símbolos que evoquen cuanto de trascendente se conmemora en estas fechas. Diferente es la capacidad del columnista para contar con arte lo que se ve desde esta granítica mole del Macizo Central de la península. Más como recoge hoy mismo el maestro del periodismo mexicano, Catón: “Ad impossibilia, nemo tenetur” (nadie está obligado a lo imposible, o sea, que, se hace lo que se puede).

Algunas cuestiones universales, como las vicisitudes del Comandante en jefe del-ejército-más-poderoso-del-mundo, aunque tengan sus interrogantes, están cantadas en su desenlace; se le termina el mandato. ¿Quién no ha visto a un fantoche de “Scheriff”, o matón de película, desenfundando, y apuntando hacia todas partes a la vez que grita: A ver, ¿dónde están?... ¿quién se mueve?. El ocaso de los dictadores es otro tema trillado sobre el que ya sólo es capaz de presumir gente partidaria -como se dice en España-, de dar “lanzadas a moro muerto”. Y no se enfade nadie, ya no hay moros para reconquistar sus tierras, lo que hay son magrebíes ofreciendo relojes de marca por veinte euros.

Las trifulcas por la Memoria histórica, atraen a políticos y a posibles beneficiarios, pero la reivindicación del honor de quienes perdieron una guerra, dentro de nada centenaria (¡C´est la vie!), sólo los años harán que sea lavado y, ¿por qué no?... cubierto de laureles. Pirro, un general ateniense que gastaba más en sus victorias de lo que luego aportaba a las arcas de la República se hizo famoso, y se recuerdan con frecuencia sus hazañas. ¿Qué les quieren dar la nacionalidad española a los extranjeros que vinieron a “ayudarnos”, y de paso fusilaron al bendito abuelo de los hijos de Epifanio del Cristo Martínez? Pues, ¡allá ellos!... “Hay gustos que merecen palos”, dicen las gentes en el reino de Aragón.

Los intríngulis (intención solapada o razón oculta que se entrevé o supone en una persona o en una acción) de la alta política en la Unión Europea es una patata caliente que se va a deslizar hacia el año nuevo para ver cómo se puede pelar y engullirla después. Veinticinco países ya se han “unido”, abatido fronteras, y luchan por el mismo euro con el que llevarse el pan a la boca. Y, a todo esto, la futura Constitución, aparcada a un lado, por un no se sabe todavía bien el qué y a quién contraria en su articulado actual. Orgullosamente, el gobierno español es el que más ardor guerrero puso en su aprobación nacional por referéndum, y, de ello, puede dar clases a sus conmilitones de Estrasburgo. Además, otros dos países ya están listos para entrar en la Unión: Bulgaria y Rumania, aunque el segundo, si tardan un poco más en aceptarlo, van a tener que venir a buscar a sus naturales en los entresijos de la España actual. La otra patata caliente, Turquía, ya ha recibido un frenazo de 365 días, y, por el gusto de Francia, podría ser de un siglo. La modernización de un estado musulmán, iniciada tras su derrota en la Primera guerra mundial, todavía no ha alcanzado la equiparación con Europa. Ni, tampoco, muchos islamistas están emocionados por el brusco giro occidental que emprendió la sociedad turca, lo que todavía es peor. Aunque, en honor a la verdad, su comportamiento en el reciente viaje papal ha resultado irreprochable y sin irreversibles sucesos que lamentar.

Noticias relacionadas

Las campañas contra VOX lo refuerzan y le proporcionan votos

“Los árboles solitarios si logran crecer, crecen muy fuertes” Wiston Churchill

Lenguas y banderas

Lenguas y banderas que indican identidad pueden convertirse en semillas de odio y de violencia

¿Hacia la estanflación en Argentina?

La contracción de la demanda mundial de materias provocará el estrangulamiento de sus exportaciones

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris