Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

Trabajo de elfos

Nieves Fernández
Nieves Fernández
domingo, 17 de diciembre de 2006, 05:12 h (CET)
Que estamos en Navidad nadie lo duda a estas alturas, donde a juzgar por la capacidad de servicio de los restaurantes ya han sido celebradas un buen número de comidas y cenas de amistad o de empresa. Además, los escaparates se visten con sus mejores galas. Es cuando en los comercios e instituciones se echa mano de esos grandes decoradores, generalmente el manitas de la casa o de la localidad, encargado de instalar luces, árboles, cintas y adornos varios. Aunque está de moda el profesionalizarlo y especializarlo todo, surgen expertos escaparatistas que facilitan la labor a municipios y a grandes o a pequeños comercios.

Desde los antiguos y viejos escaparates de nuestra infancia, en los que por nada del mundo podía faltar el tradicional y sencillo belén de figuritas se ha pasado a crear auténticas maravillas del escaparatismo, no porque antes no lo fueran, sino porque ahora se hacen más variadas en tanto en cuanto más variados son los grupos humanos a los que van dirigidas y más influencias anglosajonas hemos recibido.

Hace frío, en la ciudad que habito, unos obreros se afanan en colocar unas luces sencillas en uno de los árboles naturales más altos de mi barrio, necesitan grúas, y trajes especiales para poder llegar a esas alturas, y por supuesto no sufrir de estos vértigos míos que harían imposible la valiente tarea; otros profesionales del cuelgue de bombillas no parecen quejarse del frío a la hora de adornar otros árboles más bajos y desnudos, son presa de esos poquitos grados que acompañan este otoño del que ya no existe ni el nombre porque, curiosamente, siempre han preferido el frío al calor agobiante. Y pensar que es con el calor donde se celebra la Navidad en otras zonas del mundo.

Desde Alemania me llegan noticias de mi buen amigo Julián donde me explica cómo decora su casa, desde el primer domingo de Adviento con motivos prenavideños y en la mesa de la sala de estar dispone una corona hecha con ramitas de abetos conteniendo cuatro velas, esto es, una por cada domingo de Adviento, así, me dice, cada domingo se enciende una nueva vela. También tiene un árbol iluminado en el jardín y dos estrellas más que iluminan y decoran el interior de su casa, pero el árbol de Navidad espera decorarlo junto a una personita muy particular. En la ciudad que él mismo habita hay un Mercado de Navidad y el centro de la ciudad, me dice, está iluminado con muy buen gusto.

En la ciudad donde trabajo dos entusiastas trabajadores han colocado toda la iluminación navideña de todo un pueblo, así como un gran árbol artificial, rodeado todo ello de unas flores rojas naturales que el frío hizo suyas, ¡cuánto trabajo para finalizar un año!, es trabajo de elfos que no se resisten ni no nos resistimos a dejar de celebrar el Nacimiento y la llegada del invierno.

En la ciudad que habito suenan los cánticos para crear un ambiente musical que apacigüe las prisas y dé calor al frío, así entre prisas he descubierto en una calle céntrica un escaparate lleno de elfos recién llegados de Laponia, es éste un escaparate muy distinto con puertas de madera de una casa de elfos, con cubiertos de elfos, con muebles de elfos, con trajes de elfos...

Me pregunto si se presentará al concurso de escaparates pues cualquiera al verlo le daría un premio. Benditas manos las de los elfos, cargadas de paciencia, con las que decoran el mundo para hacerlo un poquito mejor o un poco más luminoso y lindo. Me gustaría ver a la Tierra en Navidad de noche desde otro planeta.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris